STAR TREK: TIEMPOS ADVERSOS
por Jesús Matín
La tripulación original
La tripulación original

Son tiempos adversos para Star Trek... La situación de Star Trek actualmente es bastante complicada y grave. Hace tan sólo cinco años, la situación era muy diferente, cuando Star Trek: La Nueva Generación se había consolidado definitivamente como una gran serie, digna heredera de la original, y con gran éxito de audiencia. Además, comenzaba una nueva serie de Star Trek: Espacio Profundo 9. Dos series a la vez de Star Trek, lo nunca visto. En el cine, el desastre que había venido con Star Trek V: LA ULTIMA FRONTERA, que estuvo a punto de significar la última película de la saga, fue remontada con Star Trek VI: AQUEL PAÍS DESCONOCIDO, considerada por muchos la mejor de las películas Trek. La competencia, al igual que en los 25 años anteriores, seguía siendo prácticamente inexistente. Esta bien, ahí estaba LA GUERRA DE LAS GALAXIAS, que desde 1977 se había revelado como la gran alternativa a Star Trek en cuanto a preferencias de ciencia-ficción del gran público. Pero LA GUERRA DE LAS GALAXIAS siempre había batallado en el cine, mientras que la TV era coto privado de Star Trek. Además, hace cinco años LA GUERRA DE LAS GALAXIAS estaba todavía en hibernación, despertándose poco a poco del letargo y sólo comenzando los inicios de la brillante estrategia que la ha llevado ahora mismo a ocupar toda la atención.

Todo iba sobre ruedas. Pero en algún momento comenzaron a torcerse. Una serie de hechos en cadena hicieron que poco a poco todo se perdiera. La Paramount comenzó a tratar su Star Trek con despreocupación y desdén. Quizás los directivos, sentados en sus despachos, pensaron que hicieran lo que hicieran la gallina de los huevos de oro seguiría dando substanciosos beneficios siempre. Que los aficionados tragarían con todo y que seguirían, como zombis, ejerciendo fidelidad absoluta. Sobrestimaron esa fidelidad. Creyeron que sin competencia no habría problemas y no existirían deserciones. Pero se equivocaron. Porque la competencia, que hasta entonces no había existido, nació. Y de que forma. Y legiones de Trekkies que querían la serie y la estimaban más que nada en el mundo dejaron la causa, hartos de ser apaleados y agredidos cada vez más. Hartos de tanta injusticia y tanta agresión, Y hartos también de falta de ideas. Refugiándose en nuevas series que les trataban con algo más de respeto y ofrecían cosas nuevas. Guardaron los viejos capítulos de la serie original y lo que más les gustaba de Star Trek: La Nueva Generación o las películas, que verían de vez en cuando, para recordar los viejos tiempos. Mientras se dedicaban a disfrutar con Babylon 5, Expediente X, LA GUERRA DE LAS GALAXIAS sin tener que sufrir continuas decepciones con Star Trek.

La muerte de Gene Roddenberry no fue un factor decisivo para todo esto. Antes de que Gene muriera, las cosas ya habían comenzado a oler mal. Los últimos años de Gene no fueron especialmente espléndidos, y por diversas razones muchos de los que habían colaborado con él desde la serie original tuvieron serios conflictos con Gene o con ciertas personas que rodeaban a Roddenberry, y tuvieron que irse. Fue fácil todo eso. Roddenberry estaba ya mayor y sus últimos años los pasó ya enfermo. Era fácilmente manipulable por ciertos trepas y adláteres. Muy triste.

Se decidió terminar con Star Trek: La Nueva Generación como serie, y pasarla al cine, lo cual hizo que se creara una nueva serie para la TV: Voyager. Pero algo fue mal desde el primer momento en Voyager. Algo no funcionaba como debiera. Paciencia. Se decían los fans. Demoslé un tiempo. De todas maneras, Star Trek: La Nueva Generación no empezó a estar interesante hasta su tercera temporada. Pero el tiempo pasó, y todo se complicó más por un hecho bastante crucial: La competencia. Hasta hace apenas cinco años, los Trekkies habían tenido pocos oponentes con los que entablar disputas. De hecho, solo había habido un único oponente. LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. Y a medida que pasaban los años y la trilogía galáctica se iba alejando, el poder de la Fuerza iba disminuyendo. O eso podía parecer. Porque no conviene subestimar a la Fuerza, pues cuando ahora ha vuelto, lo ha hecho con una inusitada y desconocida potencia. Mientras George Lucas ponía en marcha su formidable imperio audiovisual para poner a velocidad de crucero su saga galáctica, Babylon-5 comenzó a deslumbrar a público y audiencia y Expediente X empezó a reclutar legiones de incondicionales. Legiones de fans en los tres casos que, como mínimo, mostraban el mismo entusiasmo y fidelidad que los Trekkies habían hecho gala hasta entonces. Muchos frentes nuevos a los que combatir, y soldados poco motivados.

Ahora mismo, la audiencia media de las series Star Trek ha caído un 60% en los últimos cinco años. Ni que decir que Babylon 5 y Expediente X están muy por encima en audiencia. Incluso Espacio Profundo 9 y Voyager están por debajo de la audiencia, ya no de Expediente X o Babylon 5, sino de las reposiciones de las otras dos series Trek: La serie original y Star Trek: La Nueva Generación. Hay verdades brutales. Y esta es una de ellas.

Además, los costes de producción de un capitulo Star Trek se han disparado por múltiples razones, muchas de ellas por la mala organización. Lo cual preocupa a la Paramount pero todavía más a las emisoras locales que compran las series para emitirlas, y que han visto que series como Babylon 5 cuestan la mitad de dinero de producir. Esto quiere decir que una emisora local paga una parte proporcional por comprar una serie según esta cueste. Por lo que si un capitulo de Babylon 5 cuesta la mitad que uno de Star Trek, paga más o menos la mitad. Después de poner a parir los efectos especiales por ordenador que Babylon 5 o Expediente X utilizan, las series Trek han tenido que adoptar estas técnicas de forma urgente en un intento de rebajar costes.

Incluso parece que la existencia de películas para el cine de Star Trek esta también en peligro. Por una razón muy sencilla: Con cada nueva película, actores como Patrick Stewart o Brent Spiner piden más dinero. Recientemente, Brent Spiner declaró que no volvería a salir como Data en una película de Star Trek, porque ya era mayor para eso y tal. Todo es una estrategia del mismo Spiner para presionar a la Paramount y así en la próxima película su nómina sea, por lo menos igual a la de Patrick Stewart. En PRIMER CONTACTO, Stewart­ cobró 5 millones de dólares, y Spiner sólo 3.

Uhura
Uhura

Como la Paramount no esta dispuesta a sobrepasar una determinada cantidad para el presupuesto de toda la película, la opción es o no contar con estos actores para futuras películas o si contar con ellos, pero rebajando costes por otro lado, es decir, efectos especiales y decorados. Si sigue la actual tendencia de recaudaciones y lo que cada vez piden de más Stewart y Spiner, de aquí a dos películas, sino ya en la próxima, no podrán salir las cuentas. Alguno pensará que aún así, con las buenas recaudaciones de las películas de Star Trek no habría problema. Pero hay ciertas cosas que luego no resultan ser verdad. Según un listado de las películas más taquilleras de la historia del cine, entre los 30 más taquilleras hay 19 de ciencia-ficción. Pero ninguna es de Star Trek. El hecho devastador es que la película más taquillera de Star Trek es la cuarta, y esta en el puesto 98.

Esta es una de las razones por la que la posibilidad de que en un futuro se haga alguna película de Espacio Profundo 9 es muy improbable. Ya que varios actores de esa serie pedirían tanto dinero por hacer películas que el presupuesto no cuadraría. Ya previsto que a Espacio Profundo 9 le quedan como mucho una o dos temporadas más, y con Voyager prácticamente sentenciada, la Paramount puede jugarse el todo el por el todo en una nueva serie Trek, cuyo fracaso podría significar el fin de todo. El asunto no esta para bromas, desde luego.

Actualmente hay un debate en medios de Internet y revistas inglesas y americanas sobre lo que habría que hacer con Star Trek para intentar remontar el vuelo:

Algunos sugieren que lo mejor que podría pasar es que se contratara a un nuevo productor como Steve Boccho, creador de CANCIÓN TRISTE DE HILL STREET o LA LEY DE LOS ANGELES. Alguien que imprimiera su estilo propio y con autonomía, y darle puerta a los Rick Berman, Branon Braga y demás desechos humanos.

Otros dicen que habría que introducir una historia arco que se fuera desarrollando durante varias temporadas. Un concepto que esta muy de moda gracias a Babylon 5 o que otras series como DARK SIDES también han asumido, o la misma LA GUERRA DE LAS GALAXIAS, que, después de todo, es una historia arco.

El escudo de la Federación
El escudo de la Federación

Alguién dice que, en el caso de Voyager, en el que todos coinciden, salvo algún irreductible, que esta siendo un gatillazo, que habría que meterles directamente en territorio Borg y que se pasaran allí una temporada entera viéndoselas con los Borg. Otros razonan que con esa serie no hay solución y lo mejor es terminar con ella e intentar olvidarla.

Otros creen que habría que empezar con todo otra vez, crear una nueva serie que recupere a Kirk, Spock y los demás, con nuevos actores jóvenes y que se empiece a contar sus historias desde cero.

Una idea todavía más atrevida es hacer una serie donde se utilice el universo conocido de Star Trek, pero ocupándose cada capitulo o en varios grupos de capítulos de diversos personajes y lugares de Star Trek. Aventuras localizadas en la federación, otras en los Borg, otras con los Romulanos, aventuras de Klingons, en Vulcano, tanto en el siglo XXIII como en el XXIV. Incluso hacer historias tipo OTROS LÍMITES, presentando historias que ocurren en universos alternativos o realidades paralelas, viendo lo que pasa en una galaxia asimilada por fin por los Borg, o una alianza definitiva entre los Romulanos y Vulcanianos o una Federación dictatorial y agresiva, etc.

Otros piensan que lo mejor es que, cuando Espacio Profundo 9 se acabe y Voyager termine cancelada, descansar durante algunos años de hacer series Trek, seguir en cambio con una película de Star Trek: La Nueva Generación cada dos años y dentro de cinco años volver con una nueva serie de TV, a poder ser con gente nueva e ideas nuevas. (Además, así entonces no habría competencia, pues Expediente X y Babylon 5 ya habrían terminado, pero nadie asegura que no vayan a aparecer nuevos fenómenos que atraigan a las masas, y LA GUERRA DE LAS GALAXIAS va a estar como mínimo hasta el 2.001 en plena actividad).

© Jesús Martín, (1.798 palabras) Créditos