La saga de Ender, 3
ENDER EL XENOCIDA
ENDER EL XENOCIDA Orson Scott Card
Título original: Xenocide
Año de publicación: 1991
Editorial: Ediciones B
Colección: VIB no. 11/4
Traducción: Rafael Marín Trechera
Edición: enero de 1994. 2a. reimpresión mayo de 1996
Páginas: 514
ISBN:
Precio: 4, 95 EUR

Primero tengo que decir que he leído EL JUEGO DE ENDER y LA VOZ DE LOS MUERTOS y ambos me parecieron muy buenos libros, así que cuando comencé a leer el tercer título de la saga esperaba bastante, lo que supongo que habrá aumentado mi decepción.

Si piensas leerte el libro quizás no debes leer lo siguiente

Vale, veo que la curiosidad siempre gana. Para empezar el descubrimiento del viaje instantáneo supralumínico. Simplemente deciden que les vendría bien y que puede ser posible y se lo encargan a un joven físico que está en la cárcel. Lo descubre en una semana, ayudado por las concepciones filosóficas de su hermano y haciendo ecuaciones mentalmente. Eso es un genio.

Lo curioso es que la solución es que existe otro universo fuera del espacio-tiempo al que hay que ir para luego volver a éste en cualquier punto, para lo cual sólo hay que imaginar la pauta de lo que va a viajar para hacerlo. Y el gran Grego descubre eso con fórmulas físicas (que valor tienen la física en un universo en el que no hay espacio ni tiempo). No sólo eso, su hermana Ela descubre en sus ratos libres la vacuna para volver más inteligentes a todo una población regenerando todas sus células mientras que en el tiempo restante idea como rediseñar un virus inteligente para quitarle su agresividad sin que la vida dependiente de él sufra daño.

Todo esto podría pasar, pero es que además al viajar al otro espacio, se puede generar cualquier artilugio que se tuviera en la cabeza su pauta, incluso seres vivos. ¿Para que necesitan una nave espacial para viajar a otro universo? ¿Como consigue nuestra genial bióloga tener todas las características de 2 moléculas para que se generen sin error? ¿En nuestro universo ya no vale la ley de conservación de masa-energía?

¿Por qué el alma de entes volátiles, como Jane, tiene que encontrarse en algún lugar material, en concreto en Ender? ¿No será eso como buscar a Dios debajo de las piedras?

Pero a ninguno de nuestros geniales personajes se le ocurre que con eso pueden conseguir cualquier cosa, resucitar a los muertos, traer herramientas ya construidas. No, se les ocurren estúpidos conflictos con el cristianismo, ¿Un sacerdote cristiano alienígena puede seguir actuando como tal? ¿Debe ser bautizado otra vez si tu cuerpo es regenerado? ¿Es una criatura de Dios las que salgan de ahí?

Además Card, al igual que en LA VOZ DE LOS MUERTOS, en un intento de dotar de sentimientos a sus personajes crea personajes estereotipados de los que cada cual tiene una cualidad predominante, haciendo las cuestiones sentimentaloides aburridas y predecibles, como aburrido y predecible es el papel del cristianismo en el libro.

Obviamente el libro tiene sus partes buenas también, como la inclusión de los diálogos Reina-Colmena/Padre Árbol del principio del capítulo (síndrome sólo otro capítulo), pero son increíblemente escasas comparado con los anteriores libros de la saga.

Bueno, podría decir más cosas en contra del libro, pero creo que está claro. Si os habéis leído los dos primeros libros y tenéis curiosidad os lo podéis leer, pero no esperéis un gran libro.

Yo por mi parte no pienso leerme el cuarto

© Dorian Hawkmoon, (536 palabras) Créditos

Pocas veces me he sentido tan estafado como con esta supuesta novela de ciencia-ficción. Supuesta novela y supuesta ciencia-ficción.

Para empezar, como pura y simple literatura es caca de la vaca; innecesariamente larga, innecesariamente farragosa, innecesariamente doctrinaria e innecesariamente aburrida.

¿Por qué es innecesariamente larga? Porque no hacían falta tantas alforjas para este viaje. Si a este libro se le arrancaran dos de cada tres páginas ganaría en soltura sin perder ni un ápice de sentido. Es el caso más vergonzante de historia inflada que he visto jamás, supongo que con el fin de conseguir un tocho bien gordo para mejorar las ventas.

¿Por qué es innecesariamente farragosa? Evidentemente como consecuencia de alargar la longitud y meter el relleno necesario (como relleno, claro) éste, aparte de tener una calidad pésima, se hace pastoso y en la mayoría de las ocasiones indigerible. (¡lo que tuvo que sufrir Rafa Marín al traducirlo!)

¿Por qué es innecesariamente doctrinaria? Por que los largos y aburridos parlamentos de los muñecos, que no personajes, que pueblan la novela provocan por partes iguales indignación y bostezos a cada página. Orson Scott Card tiene la osadía de poner en boca de esos muñecos su propia visión del mundo, lo que no es reprobable e incluso tengo que mostrar mi acuerdo con alguna de las ideas que postula, pero esto hay que hacerlo con habilidad y no con la torpeza que demuestra en la mayoría de los pasajes transcendentes que parece haber copiar palabra por palabra de sus fuentes.

¿Por qué es innecesariamente aburrido? Porque Orson Scott Card se muestra como un narrador obtuso e incompetente. No es de recibo que un relato en el que se supone se cuentan acontecimientos de gran enjundia la tensión, el suspense, el interés por lo que ocurre, en definitiva ¡no exista! Y en esta torpeza narrativa tiene mucha culpa el relleno, que hace esperar al lector durante páginas enteras sin que pase nada, y el trasfondo doctrinario, que por muy en consonancia con algunas de mis ideas que esté, no hay que servir crudo como en este tocho insufrible.

Además hubo un detalle que me molestó, aunque esto sólo quiero comentarlo, porque no se exactamente como ha evolucionado el tema desde sus inicios. El ansible es un aparato utilizado por una buena cantidad de autores de ci-fi para solucionar el problema de las comunicaciones instantáneas entre mundos muy alejados. La primera referencia que tengo es la que hace Ursula K. Le Guin en EL MUNDO DE ROCANNON, en 1966. Me he vuelto a encontrar con otros muchos ansibles pero en ningún caso recuerdo que nadie se saltara el acuerdo tácito de no explicar como funciona el invento; funciona, bastante bien por cierto y punto. En ENDER EL XENOCIDA Orson Scott Card no sólo explica el principio del ansible sino que además lo hace parte fundamental del argumento del tocho. Personalmente me pareció bastante mal, pero como ya digo, no sé si alguien antes se había atrevido a esto así que no lo voy a valorar.

Aún así no todo es malo. Si bien esta novela pertenece a ese 99% de la ci-fi que daría con gusto a Montag para que hiciera con ella lo conveniente (mejor a Carvalho, es más fiable) no es 100% abominable, al menos los pasajes donde se nos describe la sociedad de Sendero tienen un cierto interés y, alegraos independentistas catalanes, según Orson Scott Card algún día habrá un planeta llamado Catalunya (aunque por la época todavía será una colonia, tendréis que seguir en ello)

Acabemos; ENDER EL XENOCIDA es un fracaso de novela y un descarado producto editorial fabricado, (no escrito, fabricado) con el único fin de aprovechar el tirón de las dos anteriores aventuras de este tipo gris y prescindible que ha resultado ser Ender en su edad adulta.

Sinceramente, si lo has leído y te ha encantado tenemos unos gustos verdaderamente muy distintos, si no la has leído y no la has comprado no lo hagas, si con todo tienes curiosidad por saber que ocurre en Lusitania tras los acontecimientos de LA VOZ DE LOS MUERTOS procura que alguien te la preste y ármate de valor, y por último, si te gusta la buena ciencia-ficción y, sobre todo, la buena literatura, no te acerques a este engendro. Por supuesto, nunca la prestes si no te la piden, sólo conseguirías añadir uno más a la legión de los que piensan que la ci-fi es un subproducto prescindible.

Alguien me dirá entonces ¿Si es tan malo por qué te lo has leído entero? Bueno, he tardado casi dos meses y medio y entre tanto me he leído otros seis libros más. La verdad es que sentía curiosidad por ver si al final Orson Scott Card hacía sobrevivir a Ender para continuar explotando la gallina de los huevos de oro o tenía un mínimo de decencia y lo mataba, porque la gallina está bien muerta tras esta ¿novela?

¿Y que es lo que pasa? Lo peor que puede pasar, Ender no solo no muere si no que... ¡¡¡Se resucitan personajes que murieron tres mil años atrás!!!

Patético.

© Francisco José Súñer Iglesias, (855 palabras) Créditos