LA SEXTA EXTINCIÓN - UNA HISTORIA NADA NATURAL
LA SEXTA EXTINCIÓN - UNA HISTORIA NADA NATURAL Elizabeth Kolbert
Título original: The Sixth Extinction
Año de publicación: 2014
Editorial: Crítica
Colección: Drakontos
Traducción: Joan Lluís Riera
Edición: 2015
Páginas: 337
ISBN:
Precio: 18 EUR
Comentarios de: Magda Revetllat

Se ha estimado que una tercera parte de los corales que construyen arrecifes, una tercera parte de los moluscos de agua dulce, una tercera parte de los tiburones y las rayas, una cuarta parte de los mamíferos, una quinta parte de los reptiles y una sexta parte de las aves se dirigen a la desaparición. Las pérdidas se producen en todos lados: en el Pacífico sur y en el Atlántico norte, en el Ártico y en el Sahel, en lagos y en islas, en las cimas de las montañas y en los valles. Quien sepa cómo mirar, probablemente hallará signos del actual evento de extinción al lado de su propia casa.

Sinopsis

El planeta Tierra ha sufrido cinco extinciones masivas a lo largo de su historia y la autora expone, capítulo a capítulo, lo que se ha venido a llamar como sexta extinción, la causada por la actividad humana, el consumo de combustibles fósiles, la acidificación de los océanos, la contaminación, la deforestación y las migraciones forzadas. A lo largo del libro, en visitas a distintos lugares del mundo, acompañada por los expertos en cada zona, describe el tipo de extinción y sus repercusiones, de las que fueron en un pasado remoto, cercano y de las que tienen lugar en la actualidad.

El libro

Cada capítulo aborda un tema, las distintas causas y efectos del fenómeno con el que se ha titulado el libro:

1. La Sexta Estinción — Atelopus zeteki

En este primer capítulo la autora describe su visita al Valle de Antón, en Panamá, donde una década atrás se podían encontrar ranas doradas (Atelopus zeteki) hasta que empezaron a desaparecer, al igual que otras especies. Muchos se mostraron escépticos ante los datos sobre la desaparición de unos animales que ya estaban en la Tierra antes que los dinosaurios, pero según palabras de Edgardo Griffith, director del EVACC (Centro para la Conservación de Anfibios de El Valle): por desgracia estamos perdiendo todos estos anfibios antes de saber siquiera que existen.

2. Los molares del mastodonte Mammut americanum

Viaje por la historia de los descubrimientos de fósiles de grandes animales ya extintos. Aquí se habla del mastodonte americano y cómo formó parte de una oleada de desapariciones que hoy conocemos como extinción de la megafauna y que coincidió con la expansión de los humanos modernos.

3. El pingüino original Pinguinus impennis

Aquí la autora, en el Instituto Islandés de Historia Natural en Reikiavik, contempla el cuerpo conservado del alca gigante, pues Islandia fue el último lugar donde se pudo ver aquella ave viva y se hace un recorrido por lo que fue como especie, dónde habitó y su rápido fin.

4. La suerte de los amonites Discoscaphites jerseyensis

La Gola del Bottaccione es, al norte de Roma, un destino de interés para geólogos y personas especializadas en otros ámbitos, en la que Walter Alvarez centró sus investigaciones en los años 70 del pasado siglo y cuyos resultados publicó en 1980 bajo el título de Causa extraterrestre para la extinción del Cretácico-Terciario con la idea que un asteroide había puesto fin a una era, en oposición a otras tendencias que explicaban que la extinción fue gradual.

5. Bienvenidos al Antropoceno Dicranograptus ziczac

A partir de la hipótesis de Walter Alvarez se pensó que si un asteroide podía producir una brecha en el registro fósil se podría considerar razonable que otros impactos hubieran causado otras y más tarde otro estudio de la Universidad de California, publicado por dos paleontólogos, mostraba un análisis global del registro fósil marino que reveló que, además de cinco grandes extinciones, se habían producido en la historia de la Tierra otros eventos menores de extinción. Por otra parte, en el capítulo se comenta la invención del químico holandés Paul Crutzen del término Antropoceno. Según el propio Crutzen, en entrevista con Kolbert, la palabra se le ocurrió en una reunión en la que el moderador no dejaba de mencionar el Holoceno, época que oficialmente continúa hasta hoy, pero Crutzen afirmó que ya no estamos en el Holoceno sino en el Antropoceno, época actualmente dominada de tantas maneras por los humanos.

6. El mar que nos rodea — Patella caerulea

La autora describe la visita a Castello Aragonese, una diminuta isla al oeste de Nápoles, guiada por dos biólogos marinos que aportan datos sobre la acidificación de los mares.

7. Gotas de ácido — Acropora millepora

En One Tree Island (Isla de Un Árbol) en la costa australiana, se sitúa una estación científica de la Universidad de Sidney, en la que la autora recoge el sentimiento de los científicos que trabajan allí en el sentido que ni los corales ni las especies asociadas a ellos superarán el Antropoceno.

8. El bosque y los árboles Alzatea verticillata

En el este de Perú, en los límites de los Andes, en una montaña a 3600 metros de altura, acompañada de Miles Silman de la Universidad de Wake Forest (Carolina del Norte) y unos estudiantes peruanos de doctorado, estudian cómo el calentamiento global va a tener el mismo impacto o incluso mayor en los trópicos, donde viven en la actualidad la mayoría de las especies.

9. Islas en tierra seca Eciton burchellii

La reserva 1202 son diez hectáreas de selva tropical intacta en un archipiélago de islas amazónicas donde se realiza el Proyecto de Dinámica Biológica de Fragmentos Forestales.

10. La nueva Pangea Myotis lucifugus

La autora vive cerca de Albany donde se descubrieron las multitudinarias muertes de una especie de murciélago. En contacto con científicos especializados resume la trascendencia del hecho y de lo que supone por la acción humana la Nueva Pangea al transportar especies vegetales y animales fuera de su entorno, reensamblando el mundo en un enorme supercontinente.

11. Una ecografía para el rinoceronte Dicerorhinus sumatrensis

En el Centro de Conservación e Investigación sobre Vidas Silvestre en Peligro de Extinción, del zoo de Cincinnati, con la doctora Terry Roth.

12. El gen de la locura Homo neanderthalensis

La autora visita el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva al este del valle de Neander, lugar donde se descubrieron los huesos que dieron a conocer al mundo a los Neandertales, para entrevistarse con Svante Pääbo que dirige el departamento de genética evolutiva del instituto.

13. Esa cosa con plumas Homo sapiens

Al Instituto de Investigación para la Conservación, entidad que depende del zoo de San Diego situado cerca de la ciudad, se le conoce también como Zoo Helado donde se mantienen a muy bajas temperaturas células de animales. Otras instituciones están imitando la labor de este peculiar zoo.

Aunque sea bonito imaginar que hubo un tiempo en que el hombre vivía en armonía con la naturaleza, no está claro que eso haya pasado nunca.

La lectura me ha parecido amena e interesante, un acercamiento metódico a cada extinción descrita a partir de distintas especies y con algún capítulo o fragmento he recordado obras del género de la ciencia-ficción.

La primera dentro de este campo es EL MINISTERIO DEL FUTURO, de Kim S. Robinson por la mención que se hace de la propuesta del lanzamiento a la atmósfera de elementos que puedan aminorar la radiación solar y causar la bajada leve de temperaturas, solución que, en la obra de Robinson, India pone en práctica. También la minuciosidad de ambas obras en la descripción de extinciones por una parte y de entidades y personas por otra que intentan paliar los efectos del calentamiento global.

Se habla también de Biosfera 2, financiada en buena parte por Ed Bass y actualmente destino turístico sin su función inicial. Tenía que ser un mundo cerrado y supuestamente autosuficiente con un desierto, un bosque y un océano artificial y seguro que a todos pueden venir a la mente obras como AURORA (K. S. Robinson), las ciudades cerradas de BÓVEDAS DE ACERO (I. Asimov) o las naves de SILENT RUNNING (Douglas Trumbull, 1972), aquí retitulada como NAVES MISTERIOSAS.

En la visita a la zona amazónica la autora menciona la teoría que sostiene que en los trópicos viven más especies porque allí el reloj evolutivo corre más rápido. (...) Cuanto mayor es el número de generaciones, mayores son las probabilidades de que se produzcan mutaciones genéticas. Cuanto mayor es la probabilidad de mutaciones, mayor la probabilidad de que surjan nuevas especies y esto me ha llevado a la escena en LA ISLA DEL DOCTOR MOREAU (H. G. Wells) en el momento en el que el protagonista recorre el bosque y aprecia, para su sorpresa, que cada árbol es de una especie distinta.

El Zoo Helado me ha recordado la película TITAN A. E., la de dibujos animados, en la que el joven protagonista es clave para un tesoro de biodiversidad guardado en secreto para evitar su destrucción.

Otras obras se podrían citar en el género: SEÑALES DE LLUVIA sobre el cambio climático (K. S. Robinson), el relato EL GRAN SILENCIO SOBRE LA DESAPARICIÓN DE ESPECIES (Ted Chiang en el libro EXHALACIÓN), ¡HAGAN SITIO! ¡HAGAN SITIO!, sobre la falta de lluvia y sus consecuencias (Harry Harryson), EL MUNDO SUMERGIDO (J. G. Ballard), EL VISITANTE INESPERADO (John Scalzi) y muchas otras se podrían citar en el campo de la especulación.

Pero LA SEXTA EXTINCIÓN no es un libro de ciencia-ficción, no es un relato apocalíptico, aunque se pueda acercar, no hay personajes que encarnen a héroes salvadores del mundo, pero se describe la labor de científicos que realizan trabajos a veces monótonos y en ocasiones peligrosos. Al final hay un capítulo de agradecimientos a las personas que la han guiado y ayudado a escribir cada capítulo, seguido de una extensa bibliografía que amplía la información.

La autora

Elizabeth Kolbert (EE. UU., 1961) periodista y escritora, ganadora de varios premios, el más conocido el otorgado a la obra aquí comentada con el Premio Pulitzer en 2015.

© Magda Revetllat, (1.524 palabras) Créditos