EL TERROR DE LOS TONGS
EL TERROR DE LOS TONGS Inglaterra, 1961
Título original: The Terror Of The Tongs
Dirección: Anthony Bushell
Guión: Jimmy Sangster
Producción: Kenneth Hyman para Hammer Films/Columbia Pictures
Música: James Bernard
Fotografía: Arthur Grant
IMDb:
Reparto: Geoffrey Toone (Capitán Jackson Sale); Christopher Lee (Chung King); Yvonne Monlaur (Lee); Brian Worth (Comisario Harcourt); Ewen Solon (Tang How); Roger Delgado (Wang How); Richard Leech (Inspector Bob Dean); Marne Maitland (Mendigo); Marie Burke (Maya); Barbara Brown (Helen Sale)

Sinopsis

Hong Kong 1910. La colonia británica vive bajo el régimen de terror impuesto por los Tongs del Dragón Rojo, una secta criminal china que controla todos los negocios ilícitos. Un capitán de la marina mercante británica se ve envuelto en las intrigas de la secta, a consecuencia de las cuales su hija resulta asesinada. Decidido a encontrar a los responsables de la muerte de Helen, Jackson Sale emprende una cruzada contra los Tongs, en el transcurso de la cual contactará con un grupo de nativos que también luchan contra la siniestra organización.

La idea del peligro amarillo, vaticinado por el mismísimo Napoleón Bonaparte (Dejad dormir a China; ¡ay del mundo cuando despierte!), empezó a preocupar a occidente tras el alzamiento bóxer en la primavera de 1900. Pero poco después, tras su triunfo frente a la Rusia zarista en la batalla naval del estrecho de Shushima, Japón sustituyó a China como cuna del imperialismo asiático, y de hecho, la primera acción bélica que contribuiría a desatar la II Guerra Mundial fue la invasión nipona de la Manchuria china en 1931. Japón fue derrotado en 1945, pero cuatro años más tarde, en 1949, nacía la República Popular China o la China Roja de Mao, que enseguida mostraría ambiciones expansionistas y militaristas. El peligro amarillo, representado durante un par de décadas por Japón, volvía a sus orígenes chinos y parecía más amenazante que nunca. Esto determinó que la cinematografía occidental, especialmente la británica, recuperara la figura de uno de los personajes negativos más famosos del séptimo arte, el inefable Fu-Manchú, personificación de los horrores que representaba el denominado peligro amarillo.

Fu-Manchú, genio del mal surgido de la fecunda pluma del novelista Sax Rhomer, había alcanzado gran popularidad durante los años 30 gracias al mítico serial LOS TAMBORES DE FU-MANCHÚ, y también a la estupenda caracterización del personaje lograda por Boris Karloff. Pero el actor que de inmediato asociamos con tan peculiar villano es Christopher Lee, que le dio vida en numerosas cintas, algunas realmente malas.

EL TERROR DE LOS TONGS no pertenece al ciclo de Fu-Manchú, pero lo parece debido a su ambientación y a la presencia de Lee como el villano, Chung King, cuyo look es casi idéntico al del célebre criminal chino antes mencionado. No obstante, hay que decir que en esta cinta Lee realiza una interpretación soberbia, muy alejada del correcto pero un tanto mecánico hieratismo de sus composiciones en la serie de films dedicados a Fu-Manchú. Ambos personajes pueden parecer idénticos, pero en realidad son muy distintos en su concepción. Los dos son seres malvados, pero mientras Fu-Manchú posee una personalidad plana, sin apenas matices, Chung King es más irónico, bordeando el cinismo cuando se permite disertar sobre los nebulosos límites de la moralidad y la decadencia de occidente, confiriéndole al relato toda la fuerza y todo el atractivo de una fábula moral negativa.

Rodada íntegramente en estudio, modesta en su producción y en sus ambiciones, EL TERROR DE LOS TONGS puede considerarse una obra hasta cierto punto atípica de la Hammer, ya que ésta no se prodigó demasiado en este tipo de aventuras orientales, y en pocas ocasiones lo hizo con tanta eficacia, debida, dejando aparte la estupenda actuación de Lee, al espléndido guión de Jimmy Sangster. El prestigio de que goza esta película entre los cinéfilos se debe, tal vez, a que se trata de una auténtica rareza en la filmografía Hammer.

© Antonio Quintana Carrandi, (691 palabras) Créditos