BUENOS PRESAGIOS
BUENOS PRESAGIOS Terry Pratchett y Neil Gaiman
Título original: Good Omens
Año de publicación: 1990
Editorial: Norma Editorial
Colección: Brainstorming
Traducción: María Ferrer
Edición: 1999
Páginas: 318
ISBN:
Precio: 14 EUR
Comentarios de: Javier Redal

EL APOCALIPSIS ES INMINENTE. CIELO E INFIERNO SE PREPARAN PARA EL ARMAGEDÓN...

LLUVIAS DE PECES, RÍOS CONVERTIDOS EN SANGRE, MARES HIRVIENDO, ESTRELLAS CAYENDO SOBRE LA TIERRA.

YA SABES, TODO ESE ROLLO DEL FIN DEL MUNDO...

...SERÁ EL SÁBADO, DESPUÉS DE LA HORA DEL TÉ.

Protagonistas

  • Azirafel: Un ángel que colecciona libros raros como hobby. Tiene un cameo en el GéNESIS: es el ángel de la espada de fuego que custodia el Jardín del Edén. Pero en realidad es un buenazo (siendo un ángel, ¿cómo puede no serlo?).
  • Crowley: Un demonio; un ángel que más que caer se dio un garbeo calle abajo. Tiene un Bentley de 1926 y le gustan los sencillos placeres humanos, como oír música y dormir. En el fondo no es mal chico, sólo cumple órdenes. Aparece en el Génesis en el papel de La Serpiente.
  • Agnes la chalada: Vidente inglesa del siglo XVII, con la desagradable habilidad de acertar siempre. Por eso fue quemada por bruja.
  • Los cuatro jinetes del apocalipsis: Muerte, Hambre, Guerra y Contaminación (la Peste se jubiló al inventarse la penicilina)
  • Anatema Device: Descendiente de Agnes la Chalada, y única poseedora de su libro de profecías. Una ocultista New Age, Charles Fort, comida naturista, paz y amor cósmico, ecología, OVNIS, salvad las ballenas, Atlántida, madame Blavatsky, nucleares no gracias, todo junto y bastante revuelto.
  • Newton Pulsifer: Un oficinista más de la City de Londres. Si se cambia de ropa en una cabina telefónica, sale parecido a Clark Kent. Selló su destino al unirse al Ejército Cazabrujas.
  • Adam Young: El Adversario, Destructor de Reyes, ángel del Pozo Sin Fondo, Gran Bestia a la Que Llaman Dragón, Príncipe de Este Mundo, Padre de las Mentiras, Vástago de Satán y Señor de las Tinieblas. Anticristo para los amigos.

El Anticristo ha venido y nadie sabe cómo ha sido

Los demonios confían el recién nacido a Crowley, que debe cambiarlo por el bebé de un diplomático americano destinado en el Reino Unido (el Anticristo debe ser americano, faltaría plus).

Crowley no está muy entusiasmado. Cuando pasas 6.000 años en la Tierra, le acabas cogiendo cariño al sitio. Crowley confía sus dudas al ángel Azirafel, lo más parecido que tiene a un amigo (militan en filas opuestas, pero no es nada personal). Deciden no tomarse el Apocalipsis demasiado a pecho...

Once años después: día-a menos seis

Los Ejércitos de la Luz y de las Sombras se preparan para la Batalla Final. Los Cuatro Jinetes cabalgan a su destino. Por todas partes hay signos y presagios.

¡Pero, un momento! Once años antes, una despistada monja satánica se equivocó al dar el cambiazo, de modo que hay un Anticristo por ahí sin control. Las cosas se ponen feas para el pobre Crowley. Cuando sus jefes se enteren de la chapuza... bueno, digamos que las calderas de Pedro Botero parecerán un jacuzzi.

Mientras, sólo la joven Anatema Device sabe la que se nos viene encima, gracias al Libro profético de su antecesora Agnes la Chalada. También ella tiene problemas, ya que sus actividades atraen la atención del Ejército Cazabrujas. Claro que sólo consta de dos unidades, el excéntrico Sargento Cazabrujas Shadwell, y el Soldado Cazabrujas Newton Pulsifer, un administrativo londinense más bien apacible. Pero por una ironía del destino, Newton es descendiente de No Cometerás Adulterio Pulsifer, el cazador de brujas que mandó a la hoguera a Agnes la Chalada...

Y el niño de once años Adam Young, (a) el Adversario, Destructor de Reyes, ángel del etc., etc., juega tranquilamente con sus amiguitos, no lejos de la casa de Anatema Device.

Cuando los caminos de todos se crucen, se va a armar la gorda....

¿Qué ocurriría si LA PROFECíA la hubieran filmado los Monty Phyton? Este libro ocurriría. Dos talentos tan dispares como Terry Pratchett, el escritor de fantasía heroico-humorística más descacharrante de las Islas Británicas, y Neil Gaiman, escritor con profundos conocimientos sobre esoterismo y quizás el mejor guionista de comic de las Islas Británicas, se han unido en un pacto (¿diabólico?) para producir la novela más divertida del mundo sobre el fin del ídem. Y el resultado es un libro donde hormiguean ángeles, demonios, ejecutivos agresivos, cazadores de brujas, jinetes del Apocalipsis, un sabueso demoníaco, una profetisa del siglo XVII y su descendiente de hoy, ángeles del infierno (los de las motos quiero decir), una pitonisa de día y ama dominante que impone estricta disciplina de noche (excepto los jueves), monjas satánicas de la Orden Parlanchina de Santa Berilia... amén de tibetanos, alienígenas, atlantes, americanos y otras extrañas y singulares criaturas.

Absolutamente recomendable.

© Javier Redal, (739 palabras) , (Area de Ci-Fi de Fido) Créditos