LA ESPECULACIÓN INMOBILIARIA
LA ESPECULACIÓN INMOBILIARIA Italo Calvino
Título original: La speculazione edilizia
Año de publicación: 1963
Editorial: Bruguera
Colección: Libro Amigo nº 815
Traducción: Francesc Miravitlles
Edición: 1981
ISBN:
Precio: Agotado

Parece que esto del ladrillazo y el negociar con los metros cuadrados (habitables y construibles) es cosa de estos últimos diez años de expansión salvaje del gremio de la construcción. Sin embargo, este pequeño libro de Italo Calvino demuestra que ni es un fenómeno endémico de España ni se ha inventado recientemente.

Calvino sitúa LA ESPECULACIÓN INMOBILIARIA en una pujante ciudad costera a mediados de los años cincuenta (aunque no se publicó hasta 1963 el manuscrito está fechado entre 1956 y 1957) El turismo, atraído por la bondad del clima y lo pintoresco del paisaje, demanda más y más apartamentos, incluso la buena marcha de la economía hace que muchos forasteros lleguen para trabajar, y lógicamente demanden viviendas de forma urgente. La ciudad, poco más que un pueblo un lustro antes, se ha convertido en un marasmo de construcciones desordenadas que crecen como hongos, casi sin control.

La oportunidad parece clara, y Quinto, un intelectual izquierdista, decide embarcar a su madre y su hermano en la empresa de construir en la parcela familiar, relativamente bien situada dentro del casco urbano y con la superficie suficiente como para levantar un edificio de mediano tamaño.

Asociados a Cassioti, un constructor de pésima reputación, inician las obras y con ellas un rosario de impagos, denuncias, retrasos, engaños, agrias discusiones y equívocos interesados, que nunca parecen acabar.

Con la agilidad que le es propia Calvino muestra un mundo de pícaros y empresarios granujas con los que no pueden las mentes más preclaras. Personajes estos, no obstante, que le producen una cierta simpatía reflejada en el la extraña admiración que profesa Quinto por Cassioti, idealizándolo, transformándolo en un héroe rural capaz de llegar a la ciudad y sobrevivir e incluso imponerse y sortear, pese a su tosquedad, a los abogados y funcionarios y a todas sus leyes y normativas.

Quinto, además, es la viva estampa del intelectual descreído y aburrido. Harto ya de aventuras políticas y editoriales que no le llevan a ningún sitio, se embarca en la construcción del edificio más como acto de reafirmación que como negocio. Él es el inteligente, el instruido, el que ha sorteado innombrables peligros, más imaginarios que reales, y considera que pese a su astucia animal, Cassioti no podrá con él.

LA ESPECULACIÓN INMOBILIARIA es un libro directo y esclarecedor, plenamente vigente, pese a los casi cincuenta años transcurridos desde su publicación, y sorprendente por la revelación de que Pacos Poceros los ha habido siempre, en todo el mundo y haciendo exactamente lo mismo, construir en cualquier lugar escurriéndose en los límites de acuerdos y ordenanzas.

© Francisco José Súñer Iglesias, (428 palabras) Créditos