CUENTOS NOCTURNOS
CUENTOS NOCTURNOS Emilio Morote Esquivel
Título original: ---
Año de publicación: 2007
Editorial: Emilio Morote Esquivel
Colección: ---
Traducción: ---
Edición: 2007
Páginas: 384
ISBN:
Precio: 16 EUR

Tengo que admitir que mi alejamiento del fantástico se vio impulsado por una época en la que el género se entendía en unos términos que iban de lo esotérico a lo medievalizante, salpimentado por un aceitoso toque terrorífico. Esa mezcla casi obligatoria de terror y fantasía me resulta cargante y poco satisfactoria. La época de los terrores nocturnos se me pasó a los doce años e incidir de nuevo en las mismas obsesiones que entonces me resulta aburrido, y más tras haber leído como Remedios la Bella ascendía a los Cielos envuelta en sábanas ondeantes, o ángeles extraviados perdían sus alas en secarrales inmundos. Se puede hacer fantasía sin necesidad de sacar de sus oscuros rincones a cosas innombrables, hasta es posible sembrar inquietud sin necesidad de recurrir a los secundarios sanguinolentos de turno. Se puede ser original, en definitiva.

Afortunadamente los ejemplos de esto último son cada vez más frecuentes e interesantes. Emilio Morote es de esos autores capaz de provocar extrañas sensaciones con elementos de lo más cotidiano y en situaciones igualmente cotidianas, como un vieja en metro. No necesita grandes parafernalias sobrenaturales ni ríos de sangre de guardarropía para maravillar, sorprender e inquietar.

Esta colección de relatos lo demuestra ampliamente. Emilio Morote no es un estilista amanerado, ni necesita de grandes escenarios ni personajes estrambóticos para poner en marcha sus historias. Si de algo se le puede acusar es de sobrio: las palabras justas en el momento preciso, las pinceladas imprescindibles para retratar a los personajes, un detalle aquí y allá para construir el escenario, lo necesario. Esta economía de medios supone, por otro lado, que en algunas ocasiones los relatos acaban rematándose de una forma un tanto brusca, falta de algo más de recorrido, nada grave, no obstante.

Muchos de lo relatos que componen el volumen, o al menos el origen de muchos personajes, están ambientados en Bahía Nepal, una imaginaria ciudad, ni siquiera capital de provincia, que acentúa aún más el contraste entre los cotidiano y lo extraordinario. Estos son:

PARA SIEMPRE, un relato típico y tópico sobre amores adolescentes que se prolongan más allá de separaciones y desengaños.

ALGO PARA PICAR, alucinado relato de un juerguista impenitente que acaba metido en el negocio de la hostelería junto a un socio bastante desconcertante.

CRUZAR A ALASKA, un empollón acaba en la cárcel por voluntad propia y motivos más que retorcidos.

EMPLEO DE NOCHE, propiamente, el mundo de la noche está lleno de curiosos peligros.

EL GUAPO DIONISIO, la patrona de una pensión acaba teniendo un asunto con uno de sus inquilinos. En mala hora.

INTERFERENCIAS. Los triángulos amorosos nunca acaban bien, y si son cuadrados para que hablar.

LA REDENCIÓN DE UN CONTABLE, ¿su contable es diligente hasta la obsesión? Desconfíe, oculta algo.

HABITACIÓN 17. Otra de pensiones, esta vez pensiones que son, pero no.

ZONA DE COMBATE. Aunque llevemos años trabajando en el mismo edificio hay plantas que nunca hemos pisado. Mejor dejarlo así.

NO ME MIRES ASÍ. Hay vicios inconfesables, y gente que los practica. Más vale que no te toque uno de ellos de vecino.

AL OTRO LADO, relato post-apocalíptico sobre la supervivencia de un grupo de afortunados en una finca vallada. O ellos o nosotros.

VECINOS, el relato más extenso de libro. Sobre vecinos que son lo que parecen ser, es decir, nada bueno.

FUNCIÓN NOCTURNA. Seguro que alguno de tus vecinos está loco, o al menos eso dice todo el mundo. Puede ser, pero por si acaso no te fíes, y menos si habla solo. O eso cree todo el mundo.

FRENTE AL ESPEJO, ¡ah! que emoción volver al colegio, pero esta vez como profesor, sin embargo, los pupitres recuerdan...

© Francisco José Súñer Iglesias, (611 palabras) Créditos