LA ÚLTIMA LEGIÓN
LA ÚLTIMA LEGIÓN EE.UU, 2007
Dirección: Doug Lefler
Título original: The Last Legion
Dirección: Doug Lefler
Guión: Jez y Tom Butterworth
Producción: Dino de Laurentiis
Música: Patrick Doyle
Fotografía: Marco Pontecorvo
Duración: 101 min.
IMDb:
Reparto: Colin Firth (Aurelio); Ben Kingsley (Ambrosio / Merlín); Aishwarya Rai (Mira); Kevin McKidd (Wulfila); John Hannah (Néstor); Iain Glen (Orestes); Thomas Sangster (Rómulo Augusto); Rupert Friend (Demetrio); Nonso Anozie (Batiato)
Comentarios de: Alfonso Seijas

Leí la novela hace tiempo, y aunque no es de las que más me han gustado de Manfredi, se deja leer bien. Incluso si eliminamos todo lo referente a Excalibur, quedaría una novela apañada.

Estéticamente es un peplum de los de antes que se basa en lo narrado en la novela. Casi todas las escenas de la película están en la novela, sí pero... eso es todo. Se han ido añadiendo las escenas sin tener en cuenta la línea argumental de la misma.

Para empezar, y sin entrar en cuestiones fuera de lugar como la entrada de la legión en Roma (con lo bonito que hubiera sido verla acampada fuera, mientras su comandante entra...) estropea gran parte de la novela al meter a Mira con calzador. Livia es un personaje mucho más completo qué duda cabe, y que aglutina gran parte del interés de la novela. Pero claro, la belleza exótica de Aishwarya había que justificarla por algún lado.

Ambrosiano, el protagonista principal a fin de cuentas, se convierte en un legionario más... ni siquiera sabemos porqué diantre lo ponen de jefe de la guardia del Emperador. En la novela está bastante logrado, con su memoria ausente y su tortura interior y ese intento de redimirse aferrándose a la misión de salvar a su emperador por encima de todo, al principio, y de salvar a Rómulo, el niño, al final. En la película... solo un abrazo hacia el final lo deja vislumbrar. ¿Y su relación con Livia? perdón, ¿con Mira? En la novela se explica muy bien, pero en la película es un simple chico encuentra chica.

La masacre de la Nova Invicta queda en nada. En la novela está bien razonada, de hecho incluso de forma muy épica, pero en la película no es más que una escaramuza y encima en Roma. Claro, ¡olvidaba que la legión había entrado desfilando en Roma! es lógico entonces. Supongo que a Aníbal se le revolverían las tripas en su tumba viendo lo fácil que es para una horda de bárbaros entrar en Roma sin siquiera sitiarla.

La huida y peregrinación de los personajes por la península itálica y media Europa hasta llegar a Britannia también queda en una road movie descafeinada y sin mucho sentido. Simplemente es unir la huida de Capri con la llegada a Britannia. La duración de una película es limitada, y las aventuras de la novela muchas... ahí falla estrepitosamente la película, pues no consigue un ritmo adecuado. Si te pasas media película con las posturitas de bailarina de Aishwarya peleando no te queda tiempo para escenas como la de la batalla de la Nova invicta, Rávena o el cruce del Rhin o... en fin, démoslo por bien empleado si nos basta con ver las cimbreantes caderas de la bollybudienese Aishwarya moviéndose... aunque hemos de reconocer que vale la pena perderse en sus ojos.

Otro fallo garrafal son los decorados. Pardiez, un lugar del descanso del emperador en Capri debería estar más logrado. Se veía el cartón piedra por todos lados. Ciertamente el presupuesto para el caso debía ser bastante limitado.

Los paisajes generados por ordenador son casi artesanos vive Dios, y algunos he llegado a dudar si no serían simples maquetas sin más. Pero cutres encima. Los Alpes... sin comentarios. Y encima repetir el mismo decorado para el paso de los fugados y Wulfila... patético. Pobre y cutre. Suena a EL SEÑOR DE LOS ANILLOS realizado en el salón de mi casa. Imposible no pensar en la comparación. Lefler debería haberse dado cuenta y no poner algo así. ¿Un guiño? Vamos....

La cosa mejora un poco en cuanto llegan a Britannia bien es cierto. Al menos no chirría tanto la diferencia con la novela.

Los actores... pobres y sosos. Ni Ben Kingsley se salva. Batiato no parece el Hércules que figura en la novela y ninguno nos hace tilín. A Colin Firth le van las series tipo Orgullo y prejuicio sí, pero... no da el pego de general romano ni por el forro. Thomas Sangster (Rómulo) cumple bien con su papel de niño emperador hasta que llegan a Britannia y se oscurece del todo. Néstor es un secundario en película alimenticia y lo sabe y lo demuestra encima. Tal vez la mirada del embajador bizantino cumple con su misión. De lo poco salvable, aunque hay que reconocer que su papel es facilillo. Patéticos los godos. Todos. Algún secundario conocido... pero nada de nada en cuanto a excelencia interpretativa. A Aishwarya no le hace maldita falta interpretar, claro está. Con salir en pantalla ya cumple. La escenita en la que sale del agua... apuntémosla en el debe del director. Mira que es fácil hacer algo bueno con ese material y... sin comentarios. No es un genio, está claro. ¿Pero es que este buen señor no ha visto a Úrsula Andress saliendo del agua en 007 CONTRA EL DR. NO?

El vestuario es pobre pobrísimo. Las corazas de las legiones parecen las de una banda de forajidos. No digo nada de los legionarios de a pié, pues el lujo no debía de ser lo suyo, pero el general al mando de la guardia pretoriana del emperador debía ir pelín más lustroso. Se salva el atuendo de Mira. Logrado, con cierto aire orientalizante muy del gusto de Bizancio. La ceremonia de la coronación es un ejemplo del bajo presupuesto.

El director... pues... Doug Lefler se encuentra cómodo en series de televisión y se nota. Una película es algo más. JAG, Babylon 5, Xena... eso es lo suyo. LA ÚLTIMA LEGIÓN no tiene ritmo narrativo. Casi estás esperando que llegue ese fundido a negro que cambia de escena con música nueva como si fuese una serie de televisión.

Aunque el guión en su ficha técnica pone Jez y Tom Butterworth, en la ficha inglesa pone un Manfredi (no Máximo) tal vez su hijo....

A pesar de todos los errores se deja ver, y eso evidentemente es un acierto del director, que con una birria de guión, decorados pobres, efectos cutres, actores pasotas o incapaces, pobrísimo presupuesto e incluso las limitaciones de su propia dirección... hace una película medianamente entretenida. Aunque tal vez el mérito sea de la historia de Manfredi.

Pues nada, no va a pasar a la historia del cine claro está. Se deja ver, sobre todo si te gustan las pelis históricas (ejem...) pero no hay una sola escena comparable al inicio de GLADIATOR pongo por caso. Aunque en honor a la verdad tal vez costase lo mismo hacer esa escena que toda la última legión, jajaja... Creo que su objetivo debería ser directamente las estanterías del videoclub si no fuese por lo invertido en publicidad.

Puntuación... mmm... puntuando sobre 10.

Entretenimiento: 5, Atrezzo: 2, Efectos: 2, Interpretación: 3, Fotografía: 2, Casting: 3, Dirección: 3.

© Alfonso Seijas, (1.126 palabras) Créditos