Apócrifos irreverentes, 14
PARCIALIDAD
por José Carlos Canalda

Y luchaban el dragón y sus ángeles, pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.

Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero. Fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

Entonces se oyó una gran voz en el cielo, que decía:

¡Árbitro, vendido, no era fuera de juego!

© José Carlos Canalda,
(72 palabras) Créditos