Burocracia celestial, 7
POBRE MIGUEL
por Manuel Nicolás Cuadrado

De: San Miguel Arcángel

Para: Ministerio de Marketing. Subsección de Propaganda y Proselitismo (PP)

Excelentísimas Almas Benditas:

No sé si son ustedes conscientes de que en los últimos tiempos mi imagen pública y privada está siendo seriamente dañada en la tierra y por ende, también en el cielo.

Dicha situación, creo que es debida a un malicioso malentendido.

Tanto en terrenas obras literarias, cinematográficas, televisivas e incluso en videojuegos informáticos, se viene habitualmente presentando a mi compañero San Gabriel como jefe superior de los siete arcángeles, llevando a cabo la ingrata labor de combatir al pérfido Satán.

Estos hechos menoscaban claramente mi autoridad y cargo en la materia.

Como actual Capitán General de la Milicia Celestial con mando en plaza, les recuerdo que fui yo el que expulsó de los cielos a Lucifer, el que se apareció a Juana de Arco, el que combate a través de los siglos contra el demonio (con el lógico desgaste tanto personal como el de mis soldados) y el que fue nombrado no solo guardián militar de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, sino también el de la Nación Hebrea.

Desconozco quien o quienes habrán podido pensar que esta magna obra la realiza mi colega San Gabriel, cuando este aparece clarísimamente en las sagradas escrituras como mero responsable de mensajería, encargado simplemente de los negociados de anunciaciones y visiones.

Sea cual sea la razón de este malentendido, lo cierto es que en los medios terrestres culturales antes mencionados, ni siquiera soy ya mencionado por mi labor, que ha sido adjudicada (no sé por que mano negra) a otro compañero. Es decir, que poco menos que para los humanos ya no existo. Es más, en el colmo de la desfachatez y en cierto país de habla hispana, solo se me identifica con una marca comercial de cerveza.

Es por ello que me dirijo a ustedes para reclamarles lo siguiente:

1. Una mayor diligencia a la hora cumplir con su obligación de propagar mi trabajo.

2. La adjudicación de parte de su presupuesto para una campaña de publicidad masiva con el fin de recuperar mi imagen perdida.

3. La renovación y actualización completa de nuestras armas y uniformes

Todo ello sin menoscabo de las pertinentes actuaciones legales y/o de otra índole, que me reservo, por presunta negligencia profesional y/o suplantación de funciones.

Sin otro particular se despide atentamente:

Vuecencia Capitán General San Miguel Arcángel. (394 palabras) Créditos

Habrán ustedes observado que en la imaginería popular se me retrata con armadura de legionario romano y espada, pisando la cabeza a un diablo con cabeza de macho cabrío. Entenderán ustedes que con esta imagen las nuevas generaciones de humanos no encontrarán atractivo alguno tan anticuado y obsoleto atuendo. Les recomiendo encarecidamente que me cambien la armadura por el uniforme de camuflaje completo de marine de EEUU (incluido chaleco antibalas de kevlar, el casco antifragmentos es opcional) y para no herir sensibilidades partidistas, completar con el cambio de la espada por un fusil de asalto AK-47 de fabricación rusa (bayoneta incluida). Si esta opción no fuera posible, también es razonable presentarme con el atuendo de Luke Skywalker, empuñando una espada láser azul y arremetiendo contra el demonio, que bien podría tener el atuendo del emperador Lord Syrius (o canciller Palpatine). Cualquiera de estas dos opciones mejorará sin duda mi propia imagen y de la Iglesia que defiendo, incluso podrá atraer a más vocaciones de entre las nuevas generaciones, de las que tan necesitadas estamos.


De: Ministerio de Marketing. Subsección de Propaganda y Proselitismo (PP)

Para: San Miguel Arcángel

Estimado Señor:

Su reclamación nos ha llenado de estupor e indignación, agravada si cabe por el alto cargo que usted ostenta y representa.

Aún entendiendo la ingrata labor que usted realiza, no es de recibo acusarnos gratuitamente de negligencia. Esta subsección ha mantenido constantemente a través de la Santa Iglesia y concretamente en su catecismo la información pertinente acerca de su labor militar.

Nosotros no somos responsables en absoluto del nivel de desconocimiento o incultura que impera en la tierra actualmente. De hecho, es una realidad indiscutible que el maestro del engaño, el relativismo moral, la ignorancia, el ateísmo y la inmoralidad es el propio demonio, es decir, aquel al que usted dice combatir con ahínco. Sospechamos que no está usted realizando sus labores de defensa con la profesionalidad que pregona, visto que un simple malentendido de error in personam (sin duda infundido por Satanás) se convierta para usted en todo un atentado contra su imagen y encima acusando a la propia institución que le hace la única publicidad que su departamento disfruta.

Pero lo que ya es inadmisible del todo es que se atreva a insinuar la participación, aunque sea indirectamente, de un compañero del colectivo del coro angelical en una supuesta conjura contra su persona.

No contento con dichas insinuaciones, usted llega a minusvalorar y despreciar la ingente labor del ministerio de mensajería, concretamente en la figura impagable del director San Gabriel Arcángel, espíritu puro de intachable conducta, irreprochable moral y fidelidad inquebrantable a la propiedad. Y encima amigo personal suyo.

Es por ello que a sus reclamaciones damos respuesta de la siguiente forma y manera:

1. Puesto que esta subsección trabaja incansablemente por el proselitismo, considera no conforme a derecho y fuera de lugar la primera demanda.

2. Por falta de presupuesto, escasez de medios y sobre todo por considerar innecesaria su propuesta, se rechaza su segunda demanda.

3. Respecto a la uniformidad y recursos armamentísticos, también se rechaza su tercera demanda, por las razones adjuntas al final de este escrito

Le reconvenimos encarecidamente a que recapacite sobre sus amenazas fuera de tono y que se atenga a las consecuencias que su falta de responsabilidad puedan llegar a darse.

Reciba un cordial saludo:

El Director de la subsección (381 palabras) Créditos

Su primera proposición es literalmente absurda. No pretenderá que mientras que en la tierra la guardia suiza del vaticano lleva bombachos de colores, alabarda y casco de bronce, ustedes estén equipados con la más moderna tecnología militar. Además, las nuevas tendencias cinematográficas han puesto de moda la historia militar antigua (Gladiator, Alejandro, El Reino de los Cielos, etc) lo cual sin duda atraerá nuevas vocaciones. Por cierto, el material actual que usted disfruta, está en perfecto estado y eso después de siglos de uso.

Su segunda pretensión, a pesar de su falta de educación al exponerla, es interesante, pero por desgracia irrealizable. Sin duda usted ya habrá oído algo acerca del parecido físico entre su santidad Benedicto XVI y el mencionado Palpatine, lo cual sin duda llevaría a la confusión absoluta y su posible identificación con el propio enemigo al que intentamos combatir.


EL CORREO DEL PARAÍSO

¡GOLPE DE ESTADO FALLIDO EN LA ASAMBLEA CELESTIAL!

Según las últimas noticias, esta redacción ha tenido conocimiento del intento de tomar las cortes celestiales.

Al parecer, tras la denegación a trámite de la demanda interpuesta por el Capitán General de la Milicia Celestial ante los tribunales por un asunto privado, San Miguel, haciendo un uso indebido y desproporcionado de su autoridad, decidió tomarse la justicia por su mano y asaltó, junto con sus soldados, el sacrosanto lugar de reunión de nuestros representantes legítimos. Al grito de: ¡Quieto todo el mundo! ¡Que se sienten, coño! San Miguel intentó amedrentar al coro angelical y sin saber aún muy bien porqué, se ensañó especialmente con su hasta ahora amigo, el arcángel San Gabriel.

Su excelencia el Espíritu Santo tuvo que comparecer ante los medios del éter para asegurar su fidelidad al régimen actual y asegurar el pronto restablecimiento del orden.

Tras unos angustiosos momentos de tensa espera, se produjo el desenlace final de los acontecimientos.

Afortunadamente, los golpistas fueron fácilmente desarmados y reducidos por los propios ángeles, debido principalmente al lamentable estado de las corazas y espadas que portaban los insurrectos, en su mayoría oxidadas y dobladas.

Finalmente y ante la atónita mirada de las almas del paraíso, los traidores fueron puestos a disposición judicial.


EL OBSERVADOR ANTIPAGANO

LA CAIDA DE OTRO ANGEL

El hasta ahora Arcángel San Miguel, en adelante, solo Miguel, ha sido juzgado y condenado por intento de golpe de estado, insubordinación y traición al Paraíso. Sin embargo, por la infinita misericordia del Espíritu Santo, teniendo en cuenta sus méritos pasados en la lucha contra el demonio y sobre todo para que no sea lógicamente exterminado nada más ser ingresado en el infierno por los propios reclusos, la corte suprema ha decidido rebajar su condena, despojándole de su mando, cargo y empleo con la consiguiente degradación a la condición de ángel raso de tercera categoría, en el subnegociado de la subsección de letrinas de campaña, con suspensión de sueldo durante tres eones.


EL CIELO

NUEVO CAPITAN GENERAL DE LA MILICIA CELESTIAL CON MANDO EN PLAZA

A raíz de la destitución fulminante de Miguel, ha sido nombrado como nuevo comandante en jefe de nuestras fuerzas armadas el hasta entonces director de Mensajería, el Excmo. Arcángel San Gabriel. En sus primeras declaraciones, el nuevo inquilino de defensa se ha lamentado por los hechos acaecidos en el reciente golpe de estado, aunque matizó: ...aunque el golpe fue un hecho execrable, nos ha hecho recapacitar sobre un hecho cierto: la obsolescencia de nuestros medios para combatir al diablo y la falta de una buena imagen pública de la Milicia Celestial.

El nuevo titular del ejército ya ha propuesto una serie de medidas encaminadas a modernizar nuestro armamento y mejorar la imagen ante las nuevas generaciones. De hecho ya se han mantenido contacto con diversas fuentes para la pronta adquisición de 350.000 espadas láser, 275.000 fusiles de asalto Kalasnikoff y 925.000 chalecos antibalas, todo ello completado con una fuerte campaña publicitaria subvencionada por la subsección de Propaganda y Proselitismo, que…

© Manuel Nicolás Cuadrado,
(163 palabras) Créditos