EL ARTE DE LA GUERRA
EL ARTE DE LA GUERRA Frédéric Encel
Título original: L´art de la guerre
Año de publicación: 2000
Editorial: Alianza Editorial
Colección: El libro de bolsillo nº 4203
Traducción: María Teresa García Hernández
Edición: 2005
Páginas: 284
ISBN:
Precio: 9 EUR

Pese a su título, este libro no es un tratado sobre como hacer la guerra, sino un breve repaso a los generales y batallas más destacados de la historia de la humanidad, siempre desde el punto de vista eurocentrista con alguna que otra concesión a figuras casi imposibles de ignorar (Gengis Kahn, Tamerlán) aunque sin mencionar, ni siquiera de pasada, a conquistadores u organizadores militares como Chaka, contemporáneo de Napoleón y hábil organizador y estratega, hasta el punto de que sus descendientes fueron capaces de resistir holgadamente las invasiones europeas del sur de África hasta que la lógica de los fusiles se impuso a la de las lanzas.

Encel también parece tener una cierta debilidad por aquellos generales capaces de sobreponerse a desventajas tácticas (posición, efectivos) y técnicas (armamento, logística) y no presta demasiada atención a aquellos que teniendo en sus manos grandes recursos fueron capaces de gestionarlos con inteligencia y eficacia. La buena gestión no parece tener importancia para él, que da por supuesto que con tanta abundancia es sencillo ganar batallas y guerras, sin, aparentemente, caer en la cuenta de que abastecer a grandes masas de soldados no debe ser tarea fácil, por no hablar de que posicionarlos inteligentemente resulta algo más complicado que mover unas pocas brigadas con agilidad.

En cualquier caso el libro no pretende ser un estudio profundo de la guerra, dividido en dos partes, ofrece en la primera de ellas una galería de generales y personajes de renombre, o no tanto, Carl von Clausewitz era un total desconocido para mi, por ejemplo, pese a su importancia como teórico (o quizá precisamente por eso mismo) de la guerra y su influencia sobre la doctrina del ejército Prusiano y luego Alemán hasta la Segunda Guerra Mundial. También presta atención a personajes más oscuros, pese a la aureola heroica que les rodea, tal es el caso de Thomas E. Lawrence, más conocido por Lawrence de Arabia, un espía y agitador británico enviado en 1916 por el gobierno inglés para alentar la rebelión de las tribus árabes y crear en la retaguardia del Imperio Otómano un segundo frente en una auténtica guerra de guerrillas. Sus gestiones, exitosas por otro lado, siguen teniendo consecuencias en la actualidad.

La segunda parte del libro habla de grandes batallas, no tanto las que más interés desde el punto de vista táctico y estratégico como aquellas que cambiaron la historia. Con todo, analiza con precisión los aciertos y errores de vencedores y vencidos.

Se trata de un libro de extensión contenida y aunque se eche en falta más profundidad y extensión en el tratamiento de personajes y sucesos, es una buena galería de aquellos que con más intensidad han practicado el deporte mejor conocido por la humanidad: masacrarse mutuamente.

© Francisco José Súñer Iglesias, (456 palabras) Créditos