LA JOVEN DEL AGUA
LA JOVEN DEL AGUA EE.UU., 2006
Título original: Lady In The Water
Dirección: M. Night Shyamalan
Guión: M. Night Shyamalan
Producción: Warner
Música: James Newton Howard
Fotografía: Christopher Doyle
Duración: 110 min.
IMDb:
Reparto: Paul Giamatti (Cleveland Heep); Bryce Dallas Howard (La Dama); Sarita Choudhury (Anna Ran); Jeffrey Wright (Dury); Freddy Rodríguez (Reggie); Bob Balaban (Farber); Mary Beth Hurt (Bell); M. Night Shyamalan (Vick); Bill Irwin (Leeds)
Comentarios de: Manuel Nicolás Cuadrado

Sinopsis

Para Cleveland Heep la vida no tiene mucho sentido. Vive porque está vivo, pero no tiene demasiado entusiasmo ni intención al hacerlo. Trabaja silenciosamente de portero en un complejo de apartamentos llamado The Cove, cambiando bombillas de luz quemadas y arreglando electrodomésticos rotos. Una noche, su vida cambia irreversiblemente: Cleveland se da cuenta que hay alguien que se esconde en la aparente normalidad del modesto edificio: una mujer misteriosa llamada Story. Ella ha estado viviendo en unos pasajes secretos bajo el piso de la alberca del edificio. Story en realidad es una narf: un personaje parecido a una ninfa, como esas de los cuentos de niños. La narf está acechada por feroces criaturas que quieren impedirle que regrese desde nuestro mundo al suyo. Los extraordinarios poderes de percepción de Story, revelan los destinos de los habitantes del edificio de Cleveland. Su suerte está directamente relacionada con la de Story. Por ello, deben trabajar juntos para descifrar una serie de códigos, necesarios para encontrar el camino a su libertad. Sin embargo, las oportunidades para que Story pueda volver a su mundo cada vez son menos, y los habitantes de los apartamentos arriesgan su vida para poder salvarla. Cleveland deberá enfrentarse a los demonios que lo han seguido hasta The Cove. Los habitantes del edificio por su lado, deberán aprovechar los poderes especiales que Story les otorgó, si desean tener éxito en el intento audaz y peligroso de salvar al mundo de la narf ... y al nuestro.

Para empezar a opinar sobre esta película diría como el ínclito Maki Navaja cuando algo se la refanfinfla (o se la pela, que no le importa, vamos): Pos bien, pos fale, pos malegro.

Esto es lo que opino sobre la nueva película de este director de nombre impronunciable y casi inescribible: M. Night Shyamalan.

Y ahora, aunque serán inevitables los insultos por parte de los inasequibles al desaliento de este señor, aquí va mi argumentación sobre lo que opino.

Básicamente, LA JOVEN DEL AGUA (o mejor traducido: LA SEÑORA EN EL AGUA) no es ni un drama, ni un trhiller, ni una historia de terror. Es un cuento para niños.

Cuidadín. También son cuentos para niños, verbigracia, LADY HALCÓN, LEGEND y LA PRINCESA PROMETIDA y en mi opinión son estupendas. Porque están bien contadas.

Este cuento, como que va a ser que no.

No negaré que M. Night Shyamalan tiene cosas interesantes, como EL SEXTO SENTIDO y EL PROTEGIDO, pero ya en SEÑALES y sobre todo en EL BOSQUE se empezaban a vislumbrar carencias que no presagiaban nada bueno.

Pero en LA JOVEN DEL AGUA lo ha conseguido. Ha conseguido que este humilde opinador no tenga ningún interés en su cuento.

El argumento es confuso desde que aparece en escena la narf (o Ninfa para los no iniciados) se vuelve más confuso todavía en el desarrollo y termina siendo un batiburrillo infumable al final. No se entiende mucho para qué ha acabado la ninfa en la piscina de un hotelucho de Filadelfia, salvo para saludar y tomarse unas copas en sociedad. Ni mucho menos por qué quiere el monstruo maloso impedir que la ninfa regrese a su hogar y ya ni les cuento lo que pretende hacer la comunidad de inquilinos para ayudar a la narf en todo este lío.

Por otra parte hay que decir que la interpretación de Paul Giamatti es lo mejor que tiene la cinta. Pero a pesar de sus esfuerzos interpretativos no consigue salvar este cuento mal planteado y peor contado.

Todo se pretende solucionar cuando se repite hasta la saciedad que hay que ser un niño para entenderlo y que solo siendo un niño se puede creer en lo increíble.

Pues que quieren que les diga. Yo sigo siendo un niño en muchas cosas y esto me pareció una tomadura de pelo. Por que seré un crío, pero no soy tonto.

Hacer disfrutar a un niño con un relato es mucho más difícil de lo que parece. No basta con ciertos elementos fantásticos en la narración. Hace falta que encajen y que estén bien narrados.

Podríamos definir al cine de M. Night Shyamalan como: lo fantástico en lo cotidiano. El niño de EL SEXTO SENTIDO es un estudiante mediocre, El superhéroe de EL PROTEGIDO es un segurata de un estadio deportivo, el salvador de la invasión alienígena de SEÑALES es un pastor protestante descreído, la heroína de EL BOSQUE es una cateta de pueblo y el protector de la ninfa de LA JOVEN DEL AGUA es el portero del edificio.

En teoría, nada hay de malo en esta idea. Sobre todo en sus dos primeras películas está muy bien conseguido el efecto y tal como lo cuenta se vuelve potencialmente interesante.

Pero para repetir esta fórmula con éxito, aún reconociendo su originalidad, hay que desarrollarla mejor. Hay que ser mejor. Y M. Night Shyamalan se ha creído su propia película, e intenta hacernos creerla a nosotros. En mi caso no lo ha conseguido, en absoluto. Pero claro, como me dicen en algunos mensajes, lo que yo necesito es un psiquiatra. Si es posible, por favor, que no sea el psquiatra de EL SEXTO SENTIDO, no vaya a ser que termine también viendo muertos danzando por mi casa.

Conclusión: LA JOVEN DEL AGUA es una especie de EL QUIMÉRICO INQUILINO (de Roman Polanski) pero lleno de buenas vibraciones kármikas.

Por ahí dicen que la historia termina después de los títulos de crédito. Yo no puedo ayudarles, porque salí despedido de la sala en cuanto salieron las letras, para no prolongar más la agonía.

© Manuel Nicolás Cuadrado, (923 palabras) Créditos