EL LIBRO DEL BIG-BANG
EL LIBRO DEL BIG-BANG Graig J. Hogan
Título original: The Little Book of the Big-Bang
Año de publicación: 1998
Editorial: Alianza
Colección: Libro de bolsillo nº CT 2012
Traducción: José Luis Sánchez Gómez
Edición: 2005
Páginas: 221
ISBN:
Precio: 7 EUR

Admito que éste libro me ha resultado de difícil lectura, no se muy bien si por formación o por las imposibles horas que puedo dedicar a la lectura (las seis y media de la mañana en un tren de cercanías no son momento ni lugar, creo) El caso es que se me ha hecho muy cuesta arriba completarlo y entender exactamente que estaba explicando Graig Hogan página tras página.

En la introducción, Martín Rees asegura que el libro es de una gran claridad expositiva y se aleja de los detalles más áridos. No digo que no, pero me da escalofríos pensar como deben ser los detalles áridos cuando el autor se lanza a enumerar potencias de diez y conceptos físicos apenas esbozados casi sin presentarse.

Este libro no es, desde luego, una obra de divulgación para el mortal de a pie, resulta necesaria una mínima formación en ciencias y matemáticas (y manejarlas habitualmente) para no sentirse abrumado por las avalanchas de cifras y conceptos que se desgranan a través de los sucesivos capítulos. En ese sentido, al libro se le podría calificar más que de divulgación de introducción a la cosmología, y de introducción, como digo para alguien que tenga intención de estudiar más a fondo la disciplina y tenga ya la base suficiente como para no sentirse perdido entre los GeV, las ya citadas y abundantísimas potencias de diez (negativas y positivas) y las así mismo abundantes notas al pie que en muchos casos desplazan completamente al propio texto.

Bien es cierto, que poco antes de la mitad del libro Graig Hogan, tras detallar como se supone que ocurrió la creación del Universo, pasa a describir su pasado y su futuro de una forma menos gráfica, intentando explicar los conceptos y relajando quizá el nivel, pero para entonces yo ya me encontraba ligeramente aturdido por los capítulos iniciales (e incubando una buena gripe) así que la lectura me siguió resultando espesa y farragosa.

¿Una buena introducción al tema? No lo se, admito que no estoy en condiciones de emitir una opinión razonada, pero generalizando, para los de letras probablemente resultará una lectura farragosa y difícil (o no, la multidisciplinaridad hace milagros) y para los de ciencias no debería suponer mayor problema y puede que hasta les guste.

© Francisco José Súñer Iglesias, (378 palabras) Créditos