HARRY POTTER
por Jorge Armando Romo

He leído hasta ahora los cinco libros de Harry Potter. Aún espero leer pronto en español la sexta entrega de la saga e ir al cine en noviembre a ver la cuarta película acerca de las aventuras del pequeño mago. A pesar de que en cierto sentido me considero un verdadero fan del personaje, hay bastantes cosas que me desagradan de los libros. Pero vayamos por partes.

Todos sabemos que esta serie de libros se han convertido en un negocio redondo. Miles de niños en todo el mundo, disfrutan las aventuras del joven mago y en cierto sentido, adquieren el gusto por la lectura. J. K. Rowling, autora y creadora del personaje, ha convertido a toda una generación de niños y no tan niños en buenos lectores. Aunque espero que las lecturas de estos chicos no sean únicamente libros con un objetivo puramente comercial.

HARRY POTTER Y LA CÁMARA SECRETA

Yo creo que hay que ser realistas, tanto la historia de magia y hechicería, así como los personajes juveniles y el personaje central en sí, han atraído a un gran público y han permitido que los libros del buen Potter sean más un fenómeno comercial que cultural. Y es que Harry Potter tiene las características de un libro hecho exclusivamente para vender. El primer punto que quiero considerar es la calidad narrativa tan precaria. Rowling llega a veces a describir todo lo que hacen los personajes (desde que botón oprimen en el ascensor, hasta intentar describir cada mueca, cada gesto y la proporción y duración de estos) de una manera que a veces es bastante cansada y aburrida. Es una de esas cuentalotodo que utiliza a veces un lenguaje bastante sencillo para atraer a lectores ávidos de aventuras. La descripción llega al grado de mencionar el título de cada libro que llega a la mano de los personajes, o a enumerar la lista de los útiles escolares.

El mundo según los libros parece interesante. Hay como dos tipos de realidades paralelas: una que es la nuestra, donde la magia brilla por su ausencia y todos los humanos comunes y corrientes son los muggles, y otra realidad paralela alquímica y con recovecos medievales en donde la magia y la hechicería es el pan de cada día. Los magos y las brujas andan por doquier junto con las escuelas de hechicería (como la famosa escuela Hogwarts), de modo que nos adentramos a un mundo exclusivamente de fantasía con la posibilidad de que existan todo tipo de seres fantásticos (desde fantasmas, hasta ogros y duendes).

HARRY POTTER Y EL PRISIONERO DE AZKABAN

Harry Potter es el personaje querido, llamativo, que predomina por doquier en la saga. El ambiente inglés exigido por la autora, es el escenario principal en este mundo fantástico donde Potter debe sobrevivir ante las adversidades no por su destreza, sino porque es exclusivamente el personaje principal. La idea de que debe ganar o sobrevivir a toda costa, nos muestra que a veces el argumento sufre una especie sube y baja, en que siempre la muerte parece ser inminente y al último momento el milagro más inesperado salva al joven mago. No obstante, Harry es un estudiante mediocre, con poco interés por el estudio y más por la aventura (y a veces el chisme). Ron es el complemento a la mediocridad escolar, y Hermione es la antípoda de esta mediocridad estudiantil. La mayoría de los fans saben que después de Potter, Hermione es el personaje más querido: tal vez no por la descripción del personaje en sí, sino por el estereotipo que nos ha mostrado hasta ahora la serie de películas basadas en estas novelas.

El final se acerca. Pronto, el mundo conocerá la verdad sobre el destino del buen mago. El desenlace es completamente predecible: el final definitivo de Lord Voldemort en una súper-batalla de poderes con varitas mágicas y palabras en latín u otra lengua cuasi-muerta. Mientras unos creen que Harry muere al final, otros piensan que la historia continuará con el mago graduándose de Hogwarts y casándose.

HARRY POTTER Y EL CÁLIZ DE FUEGO

El peligro de los bestseller sigue inminente. Hay millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, con una autora más rica que la misma reina de Inglaterra. ¿Qué hará Rowling después del éxito del séptimo libro que sin duda alguna será el que más se venda? El peso del personaje es tan fuerte que si intentara escribir otra cosa distinta, el éxito sería mucho menor. Puede que al final la autora quiera enriquecerse más escribiendo más cosas sobre el mundo Potter.

Esta serie de libros no nos habla de cuestiones filosóficas ni mucho menos, son solamente aventuras infantiles y ya. A veces algunos nudos en la trama parecen bien pensados. En otras ocasiones, la trama concluirá con una batalla de dimes y diretes mágicos y acción: lo que desean muchos lectores. Si desean conocer el mundo de Harry Potter, y son lectores sencillos, ahí están los libros. Si son lectores exigentes y con antecedentes literarios como Jorge Luis Borges, definitivamente vean una o dos películas para enterarse de la trama.

© Jorge Armando Romo, (828 palabras) Créditos