LAS UNIVERSIDADES PERUANAS
Las instituciones mas inútiles que existen
por Daniel Salvo

Aunque se trata de un tema que no está directamente relacionado con los objetivos de la presente publicación, creo que vale la pena tratarlo.

El congresista Marcial Ayaipoma ha presentado un proyecto de ley en el Congreso de la República, en el cual propone que cese el régimen de gratuidad para las universidades públicas, de modo que los estudiantes paguen por sus estudios. La medida se aplicaría especialmente a los estudiantes provenientes de colegios particulares, quienes continuarían efectuando pagos por las clases impartidas en las universidades estatales. Es decir, adios a la gratuidad de la enseñanza.

¿Es malo esto? Yo diría que lo malo es que la discusión en torno a las universidades peruanas siempre se centra en la asignación de recursos y los sueldos de los catedráticos. NUNCA SE CUESTIONA LO EVIDENTE: LA BAJA CALIDAD DE LOS CONOCIMIENTOS IMPARTIDOS EN LAS MISMAS.

¿Por qué pongo esto en mayúsculas? ¡Por que a nadie más parece importarle! Nadie, absolutamente nadie se pronuncia jamás respecto al nivel académico de las universidades. La ANR y el CONAFU simplemente existen para dar su visto bueno para la creación de nuevas universidades, o para autorizar a los rectores para viajar. Si algún despistado ciudadano protesta por la baja calidad de la enseñanza en alguna universidad, los funcionarios de las entidades mencionadas le dirán que tiene la opción de pasarse a otra de las tantas que hay. Como si habláramos de un supermercado y el problema fuera escoger la fruta más barata.

La población no es tonta, pero lamentablemente es cómplice del sistema. Pregunte sino a cualquier transeúnte cual es la mejor universidad y cual es la peor (académicamente hablando). Verán que las respuestas suelen coincidir. Pero si uno pregunta a algún estudiante de la que es considerada como la peor por que diablos estudia ahí, pues muy suelto de huesos responderá por que es más fácil.

Es decir, tenemos un panorama de universidades mediocres (en su mayoría) creadas ex profeso para estudiantes mediocres. La excusa para el mantenimiento de este estado de cosas es que, con un título, uno se puede defender en la vida.

Nada más falso.

Hace un tiempo, tuve la oportunidad de asistir a un evento cultural en una universidad limeña. Al entrar, vi un aviso que me llamó mucho la atención. El aviso ponía Inscripción para participantes en el programa de entrenamiento en finanzas internacionales en el Banco XXX. Es decir, si el Banco XXX necesita renovar personal para su sección de finanzas internacionales... ¿pondrá su aviso en el periódico informando que hay vacantes? ¿O simplemente escogerá a los que crea convenientes del programa de entrenamiento? La respuesta, amable lector, creo que es obvia.

La pregunta que me hago es: si ese Banco ya tiene, digámoslo así, cubiertas sus necesidades de personal merced a un convenio con la universidad tal, ¿para que estudian los estudiantes de otras universidades?

Alguien dirá: bueno, si no consigue trabajo en un banco (o en cualquier empresa), puede desempeñarse como profesional independiente. Dicha afirmación es por demás ingenua, y me lleva a tratar otro tema también ignorado: los estudiantes postulan a carreras que hace tiempo ya están copadas. Derecho, administración de empresas, contabilidad, obstetricia. Los abogados peruanos del siglo XXI venden su firma en las puertas del Palacio de Justicia, mientras los oligofrénicos de turno aplauden el ingenio peruano. El propio e ilustre Colegio de Abogados de Lima, a través de un representante, manifestó que en Lima (donde existen cerca de 35 mil abogados colegiados, sin contar bachilleres y egresados) ya no caben mas abogados... Sin embargo, tenemos una universidad con tres turnos tres (mañana, tarde y noche) en los que se imparte la carrera de derecho. Cada turno tiene cinco mil estudiantes... Y, last but not least, esta universidad, pese a la gran demanda que tiene, no es considerada una de las mejores. ¿Será por que, pese al examen de admisión, TODOS LOS POSTULANTES INGRESAN por ampliación de matrícula?

Eso si, todo este tinglado es completamente legal. Se garantiza la libre empresa (cualquier infeliz puede fundar su universidad, incluso si no tiene local, como esa universidad que funcionaba en un hostal en Ica), y el acceso a la educación superior (por que cualquier estúpido puede postular e ingresar a una universidad).

¿Existe alguna universidad peruana en la cual se impartan carreras como Física, Química, Geología o Biología? Si y no. Por que, y esto es algo que me hace sentir amargo, en el Perú se suele confundir la buena intención con la prestación de un servicio en forma adecuada. Existen universidades donde se enseña ciencias. Pero vayan a ver los laboratorios (si tienen), los textos que utilizan, interroguen a los maestros... Decir que en ciertas universidades se enseñan ciencias e ingeniería sería una burla atroz, sino fuera por que esto se justifica diciendo que se hace lo que se puede, peor sería que no se enseñara. Y por lástima hacia esos profesores viejísimos y por decir que en la universidad XXX hay tecnología y ciencia, existen facultades universitarias que merecen cerrarse desde hace tiempo.

Para concluir, y queriendo aportar al debate iniciado (la Federación de Estudiantes del Perú amenaza con tomar medidas si se acaba con la gratuidad, la Federación de Postulantes del Perú sigue exigiendo mas vacantes y menos requisitos para ingresar), considero que lo cuestionable no es la gratuidad u onerosidad de las universidades, sino la mera existencia de algunas de ellas. Ustedes saben cuales.

© Daniel Salvo, (902 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Ciencia Ficción Perú el 15 de octubre de 2002