LA EDAD DE HIELO
LA EDAD DE HIELO EE.UU., 2002
Título original: Ice Age
Dirección: Chris Wedge y Carlos Saldanha
Guión: Michael Berg, Michael J. Wilson y Peter Ackerman
Producción: Lori Forte
Música: David Newman
Fotografía:
Duración: 81 min.
IMDb:
Reparto: (voces) Ray Romano (Manfred); John Leguizamo (Sid); Denis Leary (Diego); Goran Visnjic (Soto); Jack Black (Zeke); Cedric the Entertainer (Carl); Stephen Root (Rhino/Start); Diedrich Bader (Tigre de dientes de sable); Alan Tudyk (Oscar/Dab el Dodo)
Comentarios de: Jordi García

Confieso que cuando vi el trailer para esta película, su estilo visual no me acabó de gustar. Sin embargo, me decidí a verla, porque parecía interesante. Por fortuna, no salí decepcionado del cine.

La película está lejos de ser trepidante, como corresponde a los tiempos que corren, y tiene algún tramo de desarrollo más aburrido del que hubiera sido deseable. Pero, a cambio, tiene personajes divertidos, y escenas imaginativas y espectaculares (aunque tampoco sean para tirar cohetes). Entre ellas destaca el improvisado partido de béisbol con los pájaros Dodos; y la persecución en el hielo, transformado en una especie de tobogán y montaña rusa al mismo tiempo. Otros hallazgos ingeniosos e imaginativos jalonan el resto del viaje de los protagonistas, entre ellos la intermitente aparición de una ardilla en busca de comida, con la que empieza y acaba el relato.

La película es otro ejemplo, tras la horrenda FINAL FANTASY, de que en lo que respecta a la animación por ordenador, los personajes humanos siguen siendo el punto débil. Pero el resto está animado con la suficiente fluidez para que no resulte molesto.

Y el aspecto visual, pues no es tan feo como me pareció en un primer momento. Destaca del resto de la animación del momento precisamente por eso, y probablemente ya era esa la intención de los creadores.

En definitiva; que quien quiera pasar un rato razonablemente divertido y entretenido, que corra a verla, que dentro de nada ya no estará disponible para su disfrute en los cines.

© Jordi García, (251 palabras) Créditos