SLEEPY HOLLOW
SLEEPY HOLLOW EE.UU., 1999
Título original: Sleepy Hollow
Dirección: Tim Burton
Guión: Andrew Kevin Walker
Producción: Scott Rudin, Adam Schroeder
Música: Danny Elfman
Fotografía: Emmanuel Lubezki
Duración: 95 min.
IMDb:
Reparto: Johnny Depp (Ichabod Crane); Christina Ricci (Katrina Van Tassel); Miranda Richardson (Lady Van Tassel); Michael Gambon (Baltus Van Tassel); Casper Van Dien (Brom Van Brunt); Jeffrey Jones (Reverendo Steenwyck); Richard Griffiths (Magistrado Sam Philipse); Ian McDiarmid (Dr. Thomas Lancaster); Michael Gough (Notario James Hardenbrook); Christopher Walken (el Jinete Sin Cabeza); Marc Pickering (Joven Masbath); Lisa Marie (Lady Crane); Steven Waddington (Mr. Killian); Christopher Lee (Burgomaestre); Peter Guinness (Reverendo Crane); Tony Maudsley (Van Ripper); Martin Landau (Peter Van Garrett)
Comentarios de: Ricardo Barriopedro

Un bosque oscuro y siniestro en un pueblecito de la América profunda llamado Sleepy Hollow, 1799, un terror surgido de las profundidades del abismo aterroriza a sus habitantes, secretos, miedo y sobre todo cabezas cortadas, ¿relación? el jinete sin cabeza.

Volvió el creador de sueños, acercándose de una forma más profunda a una de sus pasiones: el cine de Terror, y encima con el viejo y olvidado espíritu de la Hammer (Vincent Price, Peter Cushing, Christopher Lee, etc...) rebozado con su peculiar sentido del humor (humor negro, naturalmente) y con un mayor presupuesto que las viejas pelis de la productora inglesa. Como viene siendo habitual, bajo las partituras el genial Danny Elfman, capaz de recrear/acompañar a la perfección el siniestro/lucido mundo de Burton en su musicalidad. En el elenco de interpretes repite el fabuloso Johnny Depp, se le une una genial Christina Ricci y un nostálgico cameo de Christopher Lee, como juez, que solo hace que recordarnos el homenaje de esta cinta a la mítica productora Hammer con sus característicos filmes de horror gótico.

La presentación nos anuncia lo que va a ser el largo, una lucha entre la razón (lo racional) y la magia (lo irracional). Depp representa bajo su papel de detective la razón (en apariencia), un personaje que intenta explicar todos los hechos insólitos con la lógica, con una actitud prepotente cuando dicta sus discursos científicos, aunque sin embargo como todo ser humano posee sus contradicciones, huyendo de forma despavorida cuando sucede el hecho irracional e intentándose refugiar en un mundo imaginario para no enfrentarse a la verdadera realidad del terror (por destacar una, la escena en la que antepone al niño contra el horror que se les puede avecinar al traspasar el umbral de una casa). Mientras, en el lado contrario tendríamos varios elementos, el principal seria el jinete sin cabeza en torno al cual gira toda la trama y se relacionan todos los personajes, este encarnaría el lado mágico, un algo, con una presencia alucinante, que va sembrando el terror segando las cabezas de algunos de los habitantes del pueblo sin ninguna explicación aparente. El resto de los elementos del que podríamos llamar lado mágico, son una serie de personajes, parajes (el propio bosque, el árbol...), etc... que están relacionados con este elemento y se mueven bajo sus impulsos (el lado irracional que tenemos todo ser humano), incomprendidos por el resto de las personas, con unas motivaciones incomprensibles por los seres humanos o por una actitud buena o mala. Dentro de esta baraja de elementos que forman un único todo tendríamos la incoherencia del detective, que es en si también punto neutral o dónde se produce la lucha entre estas dos formas de actuar y comprender las cosas.

Después de haberos mutilado mentalmente con mi forma de ver la cinta, que para mi es el eje de la peli, pasemos a su desarrollo... La acción va transcurriendo lentamente enlazándose poco a poco los elementos que llevan a una y otra suposición sobre el porqué y la forma en que ocurrieron los hechos (la razón), un elemento principal dentro del largo que se mezcla con el género gótico de terror, deambulando de un lugar a otro, perfecta representación de los decorados (bosque, iglesia, pueblo... con la ambientación gótica) en la que influye totalmente la espléndida fotografía (parece como en EDUARDO MANOSTIJERAS un cuento de hadas, eso si profundizando en lo gótico) y la música (puro goce), intercalando escenas frenéticas de acción (la persecución del jinete sin cabeza al carruaje es para recordar por lo asombrosa y original que resulta) con otras de pura belleza y horror (los sueños/pesadillas relacionados con los recuerdos actuales/pasados del detective, el niño pequeño viendo las sombras que produce una lampara, la historia del jinete, etc...). Terminado con un final que resulta adecuado y sencillo, no por ello menos encantador, que podría haber sido desarrollado de mejor forma, ganando si cabe aun mayor interés. El director, para variar, sigue en sus trece (y démosle las gracias, no creo que ya cambie, desarrollando en este (como en tantos filmes) su especial mundo imaginario de fantasías con los que rodea y crea o recrea (dependiendo de si es original) cada una de las historias que le llegan. Lo de menor importancia en este filme sea de donde parte la idea, tiene su importancia, la cito: relato de Washington Irving titulado EL JINETE SIN CABEZA, pero digo esto porque el resultado final no tiene nada que ver con la idea original del relato, llevándolo mucho mas allá de lo que da de si la historia (de relato de terror tiene poco, muy poco) y haciéndolo mucho más interesante, atractivo y terrorífico.

No sera una obra maestra, pero es una gran película que sigue en la línea del HACEDOR DE SUEÑOS y que si les apasiona tanto como a mi su mundo (¿se nota que me gusta el cine de Tim?) como si no, merece la pena adentrarse en ese mundo de ilusión y fantasía que conforman este filme con un ambiente de cuento de hadas con elementos tetricos (no por ello menos encantadores, al contrario) llamado SLEEPY HOLLOW.

© Ricardo Barriopedro, (857 palabras) Créditos