INVASIÓN DE LOS USA
por Pedro A. Garcia Bilbao

Tras la tragedia terrorista de Nueva York se plantean ciertos interrogantes que conviene analizar reposadamente.

¿Es que resulta imposible la lucidez en momentos así?

¿Es que estamos condenados a que tarados irracionales y vengativos se vayan sucediendo unos a otros con toda la humanidad como rehenes?

Lo ocurrido es el resultado de una mentalidad y de una forma de resolución de problemas. Los kamikazes del otro día deseaban castigar a la encarnación del Mal, para ellos los Estados Unidos. La gente ha sido tratada como ganado sacrificable. Tratad de imaginar lo vivido en los aviones. Y no me refiero al choque final. Unos tipos se levantan y comienzan a matar al personal y viajeros hasta hacerse con el control, pensad en los cuellos rebanados de los pilotos y la azafatas. Pensad en ello. Pensad que quienes lo hicieron no deseaban hacer otra cosa que lo que hicieron, no querían que Estados Unidos liberase a nadie, ni dinero, ni armas, ni ir a ninguna parte, deseaban inmolarse causando todo el dolor y muerte que pudieran causar. Deseaban Castigar a su enemigo. Vengarse de la forma más cruel posible. Con alguien que tiene un objetivo racional se puede tener la esperanza de dialogar, de negociar algo, pero con alguien que sólo desea morir matando para golpear a lo que cree que es la encarnación del Demonio no se puede hacer nada: si estas en sus manos despídete, si le tienes en el punto de mira de tu M-60 lo mejor que puedes hacer es dispararle.

Se ha escrito:

...ha llegado el momento de golpear, de golpear fuerte, de golpear duramente. Ha cesado el momento en que los políticos se sienten con los terroristas en la misma mesa. Ha llegado el momento del miedo y el crujir de dientes. Ahora van a caer ellos.

Recapacitemos; eso es exactamente lo que los asesinos sentían, lo que deseaban. Golpear duramente, nada de diálogos sólo el dolor, el sufrimiento del odiado enemigo, ver a sus mujeres llorando los cuerpos mutilados de sus hijos. Para la mentalidad de los Bin Laden del mundo el diálogo, los políticos y todo eso son basura, mariconadas. Para los Bin Laden el momento del miedo y el crujir de dientes ha llegado; los integristas islámicos sienten eso: ahora van caer ellos.

Y vaya si han caído, vaya si ha habido dolor y miedo y crujir de dientes...

¿Y ahora que pasa?

¿Se va a responder a este crimen espantoso con otro igual?

Si mañana se demuestra que los talibán apoyaron a ese tipo, Laden... ¿Qué vamos a hacer? ¿Bombardear Kabul, matar a decenas y decenas de miles de personas inocentes?

Llegados a este punto mucha gente comienza a gritar en su ánimo y a clamar contra los supuestos pacifistas que criticamos a Estados Unidos y, nos dicen, justificamos los ataques del martes. Nos dicen que algo habrá que hacer...

Pues claro que hay que hacer algo...

Y desde luego que no justificamos la barbarie asesina del otro día... Me ofende que alguien piense eso Lo que digo es que hay gente que sólo se lamenta por sus muertos. Hay gente que dice que lo de Nueva York fue un acto de guerra pero bombardear Belgrado no lo era. Hay gente que lamentaba que los civiles belgradeses se pusieran en sus puentes para salvarlos de los missiles y que fueron volados en pedazos y otros que no lo lamentaban, que decían que era una lástima pero que Milosevic era muy malo. Y como Milosevic era muy malo parecían justificar los bombardeos. Hay gente que justificó las víctimas colaterales y el terror de la población a oscuras en los refugios durante un mes con la ciudad trepitando bajo los bombazos. Hay gente que se ofende ahora, se duele con los muertos americanos. Pero solo con ellos. Algunos lloramos por los americanos y por todos los demás, por los millones de personas sencillas brutalizadas por sus gobiernos, por dictaduras repugnantes o por los que fueron condenados al abismo por gobiernos como el propio gobierno USA. Un 11 de septiembre un complot repugnante con la inspiración USA dio un golpe en Chile y causó miles y miles de muertos, torturados y desaparecidos. (Como en Argentina, como en la República Dominicana, como en Honduras, como en Guatemala, como en El Salvador Alguna gente dice que fue necesario, que estaba justificado por la posición política de aquel gobierno democrático chileno o por los avances de grupos izquierdistas en otros casos.

Lo que digo es que todo eso son barbaridades, una más de las que jalonan la historia de la humanidad. La del martes es la mas reciente, le ha tocado a quien nunca antes le tocara y además la hemos visto por la tele. No ha sido la única de la historia y no será la última.

¿Debemos consentir eso, callar, dejar que se salgan con la suya los terroristas o asumir la venganza y matar miles de inocentes? ¿O sujetarle la palangana al asesino justiciero mientras las mujeres y los niños del enemigo se abrasan vivos bajo el napalm?

Calma, señores, calma.

Quienes atacaron los USA el martes no hacen distingos entre los pro-USA y la izquierda europea crítica con el capitalismo. En modo alguno. Bush es un creyente cristiano. Su país está lleno de integristas. Pero buena parte de la izquierda europea es atea o laica. Nuestra sociedad está tan secularizada que nos asusta ver el auge de la religión en la sociedad USA. Para los Bin Laden del mundo hay sólo una cosa peor que los USA y es la lucha por una sociedad laica, atea civilmente (respetuosa con la conciencia individual pero neutral desde el estado en materia religiosa) de tantos europeos demócratas (de izquierda o no). Frente a este objetivo de civilización, como el predominio de la tolerancia y la democracia laica sobre las visiones integristas religiosas, muchos norteamericanos estarían codo a codo con los musulmanes frente a la modernidad. Para luego devorarse entre sí.

Mirad Palestina e Israel. Tierra Santa se llama la región. Ironía de la historia. La mayor cantidad de odio por metro cuadrado. La mayor cantidad de religión por metro cuadrado. El mayor horror. Un hebreo se mete en un mezquita y mata a decenas de personas que estaban rezando. Un hombre que apostó por la paz y el diálogo (Rabin) asesinado por los suyos. En el otro campo peor. Hombres que atan explosivos y se inmolan en un pizzería llena de familias con sus hijos, hombres que prometen venganza y muerte a sus enemigos y educan a sus hijos en el fanatismo. Es algo espantoso. Los palestinos viven en una miseria inimaginable; su gobierno es corrupto hasta extremos inimaginables, la tortura y el asesinato moneda corriente, los integristas religiosos campan por sus respetos. En Israel se imponen los partidarios de la respuesta violenta a la intifada y se ordena la muerte, el asesinato de los enemigos; pero en Israel existe lo que no hay en ninguna parte del mundo árabe: hay oposición política real y legal. Hay diputados árabes en la Knesset, o judíos de izquierda, contrarios a la violencia institucional y a favor de reconocer a palestina su lugar al Sol. En el mundo árabe esa posición laica, solidaria, no puede sobrevivir, la extermina el integrismo religioso.

Sólo hay una forma de luchar contra la barbarie irracional de la venganza y el odio.

Mediante la racionalidad, el diálogo y, si pese a todo se desata la violencia integrista, con la fuerza bien dirigida.

He dicho con la fuerza.

Pero sabiendo lo que se hace.

Afganistán, Kabul. Talibanes.

Hace ya meses que en Europa se clamaba contra el horror espantoso de ese régimen. En Europa nos horrorizaba a muchos el repugnante papel de los USA en el viejo conflicto afgano. Se pusieron armas en la mano de los integristas que lucharon contra los comunistas afganos y contra los rusos. Los maestros de escuela eran asesinados y las niñas degolladas por los rebeldes musulmanes; haber estudiado en Rusia era una condena de muerte. El padre del sr. Bush armó a los talibanes cuando era director de la CIA. Es decir Bin Laden era una persona con los elementos morales y de respeto que los USA consideraban eran respetables. Si degollaban a las familias que educaban a sus hijas en las escuelas eran algo penoso pero necesario a juicio de la CIA, porque contra el comunismo (que no era ni comunismo, sino un proyecto de secularización de la sociedad afgana que le permitiera superar el estrado feudal en el que se encontraban) todo vale. Incluso Bin Laden. En Europa decía, la barbarie afgana contra las mujeres ha causado ampollas... La gente se preguntaba ¿Pero no se puede hacer algo? ¿La ONU? ¿Los USA? Algo... En Europa hace sólo unos meses la gente, mucha gente, se sentía asqueada porque ningún gobierno occidental tenía interés en intervenir en favor de la población afgana, tiranizada y brutalizada por ese régimen repugnante.

Ahora parece que los Bin Laden del Mundo se vuelven contra los USA tras haber asistido al derrumbamiento del Este. En el esquema mental de los integristas islámicos la URSS fue derribada por sus pecados contra Dios (lo mismo que muchos piensan en los USA) y ahora los próximos son los norteamericanos. Y vuelven contra ellos su odio y sus manos adiestradas por sus ahora enemigos.

Paradójico pero previsible.

Pues bien.

Bush tiene varios caminos. Uno de ellos podría contar con el apoyo real y sincero de la opinión pública de los USa y de toda Europa, de la derecha y la Izquierda. De todos. Otro no, otro sería más de lo mismo.

El primero.

Si se demuestra que Afganistan cobijó a Bin Laden se le declara la guerra. Se busca amparo de las Naciones Unidas para su invasión, se pacta una alienza con otros países y se monta una fuerza de invasión. Se reconoce al gral. Massud que todavía resiste en el norte. Se invade el país y se combate la milicia taliban. Si están deseando morir por Alá se les facilita el tránsito. Y todo ello se puede hacer sin causar daños mayores a la población civil. Sería un combate duro, de infantería, pero los taliban no cuentan con medios capaces de impedir su derrota. Se derriba ese régimen y se ayuda con todo el poder y la riqueza del mundo occidental a ese desgraciado país a salir adelante.

El segundo.

Escogerán el país que más débil sea. Buscarán comprometer en el baño de sangre a los aliados europeos y lo bombardearan sin piedad matando a miles y miles de inocentes. Si acaso desembarcasen los soldados solo encontraría muertos, hambre y miseria, Y odio. De todos los supervivientes, tanto entre las víctimas de los taliban como entre estos.

Se retiraran dejando un gobierno títere que será tan integrista como el otro pero no dado a los bombazos. Y así hasta el próximo frankenstein desencadenado que se vuelva contra ellos.

En los dos casos no se derrotaría al terrorismo islámico integrista.

Pero el primero merecería la pena....

Pensad en las mujeres afganas y en como ese país y su gente lucharon tras la retirada de la URSS durante cinco años contra los talibanes abandonados de todos frente al monstruo creado por la CIA y Pakistán.

© Pedro A. García Bilbao, (1.877 palabras) Créditos