LA AVENTURA DEL TOCADOR DE SEÑORAS
LA AVENTURA DEL TOCADOR DE SEÑORAS Eduardo Mendoza
Título original: ---
Año de Publicación: 2001
Editorial: Seix Barral
Colección: ---
Traducción: ---
Edición: Febrero de 2001
Páginas: 350
ISBN:
Precio: 18 EUR

Casi veinte años después de casi matarnos a reír con EL MISTERIO DE LA CRIPTA EMBRUJADA y EL LABERINTO DE LAS ACEITUNAS, Eduardo Mendoza vuelve a sacar a su innominado y para nada loco protagonista de manicomio para sumergirlo de nuevo en aventuras tan delirantes como excesivas.

No se porque me ha dado en llamarle Expósito Sugrañes, cuando es bien conocido su anonimato, pero así me resulta más cómodo hablar de él, siendo por lo demás, un nombre que le viene que ni pintado. Rufían de ínfima categoría, confidente de la policía, y loco diagnosticado, aunque nunca se ha puesto en duda la agudeza de su inteligencia y, sobre todo, lo florido de su verbo, Expósito es el paradigma del antihéroe triunfador, que cuanto más éxito tiene en sus pesquisas más bajo cae en su disparatada circunstancia personal.

Al menos, en esta novela Eduardo Mendoza le da el alta clínica (más bien le echa del manicomio) y Expósito, en plena libertad y con los siniestros personajes (el comisario Flores, el doctor Sugrañes) que le importunaron en su juventud, consigue poco a poco rehacer su vida como peluquero estilista y mantener una vida tan honrada como ordenada, aunque bien es cierto que el negocio no marcha demasiado bien. Pero hete aquí que sus andanzas no han pasado desapercibidas, hay quien le recuerda y quien sabe de sus habilidades, y le requiere para un trabajito fino, delicado, del que, supuestamente, sacará sus buenos cuartos.

Por supuesto no ocurre nada de esto, es estafado y acusado de asesinato, y es a partir de entonces cuando Expósito se ve envuelto de nuevo en la vorágine de la investigación desquiciada y barroca en la que se cruza con personajes tan variopintos como decididamente dementes, de tal modo que el único individuo cuerdo que acaba por pulular por la novela resulta ser él mismo.

Largos parlamentos, exuberancia retórica, situaciones desquiciadas, gentes enloquecidas, todo lo que se puede esperar de las aventuras de Expósito está en esta novela, y algo más. Expósito ya no es un jovencito, se trata ya de un caballero de edad provecta que ve todo con más calma, más cinismo, y hasta con un regusto de amargura que en ocasiones anteriores no era tan evidente.

Tan recomendable como EL MISTERIO DE LA CRIPTA EMBRUJADA y EL LABERINTO DE LAS ACEITUNAS, no se si LA AVENTURA DEL TOCADOR DE SEÑORAS será el colofón de las hazañas de Expósito Sugrañes, pero si lo es, habrá sido un magnífico cierre al mejor ciclo de la literatura satírica española de los últimos años.

© Francisco José Súñer Iglesias, (426 palabras) Créditos