U-571
U-571 EE.UU., 2000
Título original: U-571
Dirección: Jonathan Mostow
Guión: Jonathan Mostow, Sam Montgomery, David Ayer
Producción: Dino de Laurentiis, Martha de Laurentiis
Música: Richard Marvin
Fotografía: Oliver Wood
Duración: 116 min.
IMDb:
Reparto: Matthew McConaughey (Andrew Tyler); Bill Paxton (Mike Dahlgren); Harvey Keitel (Henry Klough); Jon Bon Jovi (Pete Emmett); David Keith (Matthew Coonan); Thomas Kretschmann (Gunther Wassner); Jake Weber (Hirsch); Jack Noseworthy (Bill Wentz); Tom Guiry (Ted «Trigger» Fitzgerald); Will Estes (Ronald «Rabbit» Parker)

En 1944, la marina de los Estados Unidos organizo una sofisticada operación naval con un único objetivo: apoderarse de una maquina cifradora alemana Enigma y de los códigos que la hacían funcionar. Para ello, escogieron un camino complicado: forzar a subir a la superficie a un submarino alemán y abordarlo antes de que la tripulación tuviera tiempo de hundirlo. El 4 de junio de 1944, a la altura de Cabo Blanco, el grupo de combate encabezado por el portaaviones Guadalcanal se encontró con el submarino alemán U-515. Tras de un breve combate, el submarino emergió, y tras ser abandonado por su tripulación, fue audazmente abordado por los americanos, detenida la inundación y desactivadas las cargas de demolición que los alemanes habían activado en su huida. La operación fue todo un éxito, y los aliados se hicieron con una maquina Enigma de ultima generación, que si bien ya no era absolutamente indispensable en el desarrollo de la guerra (el código alemán había sido roto hacia varios años, tras una arriesgada operación inglesa para apoderarse de un modelo mas primitivo de esa misma maquina), si contribuyo, sin duda, a acortar su final.

U-571 es una película que se basa remotamente en estos hechos. Y digo remotamente, porque esta película malamente puede considerarse como una película histórica. Ni siquiera es la mejor película de submarinos jamas rodada (para coger a DAS BOOT hay que correr MUCHO). Pero en cambio, si es una eficaz película de guerra, con un ritmo y una acción trepidantes y con todos los ingredientes (buenos y malos, que todo hay que decirlo) del genero. Algo así como una mezcla entre DUELO EN EL ATLÁNTICO, RUN SILENT, RUN DEEP y DAS BOOT con unos medios infográficos modernos y haciendo mucho hincapié en la faceta de acción sobre otros factores.

No se puede juzgar U-571 desde una perspectiva histórica, porque realmente carece de ella. La acción se traslada varios años en el tiempo, al apogeo pleno de la batalla del Atlántico. Supongo que por ser el momento en que la posesión de Enigma resultaba mas critica puesto que en la realidad la operación se monto mas bien para demostrar que podían hacerse con la maquina que debido una necesidad imperiosa de ganar la guerra con su ayuda. La ambientación es muy buena, tanto en lo que se refiere al submarino alemán (que si fue botado por esas fechas) como al americano (verdaderamente las naves de tipo S eran tan nefastas y cochambrosas como aparecen en la película). Pero puesto que los hechos que se narran ni sucedieron, ni pudieron suceder, tampoco tiene demasiado sentido darles mas vueltas.

Técnicamente la película también tiene sus altibajos. La narración es muy buena para un film de estas características: como comente mas arriba, el interés del espectador (al menos del espectador mínimamente interesado en las películas de este tipo), esta bastante garantizado. Sin embargo, la interpretación de los actores resulta, como mínimo, algo plana. La historia, dejando aparte el contexto real sobre el que se supone que se apoya, tiene todos los ingredientes de una película de guerra: valor mas allá y por encima del cumplimento del deber, sorpresas, ritmo, emoción... En especial, la ineptitud e inexperiencia de la tripulación americana están perfectamente retratadas, junto a la profesionalidad y el carácter despiadado de los alemanes. Aunque algunas escenas puedan parecer maniqueas, como la de los náufragos, en realidad las cosas eran así: los americanos al principio no se comportan de ese modo, pero para cuando quiere acabar la película ya se han puesto completamente a la altura de sus homónimos germanos acerca de las características de la guerra submarina y sus tiranías...

Sin embargo, en otros aspectos la cinta si deja bastante que desear. Por ejemplo, es inconcebible el modo en que la tripulación se hace con los mandos de una nave desconocida, averiada y casi fuera de combate en menos de cinco minutos y encima en condiciones de reñir una dura batalla. Se han cuidado mucho las escenas de combate (los ataques con cargas de profundidad están bastante logrados, aunque se abusa de las explosiones), pero hay mas de una escena y mas de dos en las que se ve el interior de la nave perfectamente en reposo... en medio de un mar que va de picado a arbolado. Otra escena curiosa es cuando se ve al bote sacudido por las olas... y el submarino perfectamente estático como fondo de la acción. Lo curioso es que en otra momento muy próximo, los protagonistas se ponen de sopa hasta las cejas debido al movimiento del barco... lo que además, choca bastante porque lo que solía hacerse, precisamente, era navegar sumergidos para comer tranquilamente y luego continuar el viaje por la superficie en medio del zarandeo propio de las galernas del Atlántico. En fin, inexperiencia de los americanos, supongo. Sin embargo, esta inexperiencia no impide que tengan una potra increíble y una puntería alucinante. El destructor lanza sus cargas de profundidad con el sonar a todo trapo... cuando lo cierto es que primeramente se marcaba la posición del submarino, a continuación se levantaba el sonar (que no podía ir bajado a alta velocidad) y, por ultimo, se lanzaban las cargas a toda velocidad de modo que la deflagración no alcanzase al barco atacante. Pero las escena cumbre es sin duda cuando un barco, lanzado a mas de veinte nudos, es alcanzado por un torpedo... y se detiene como si hubiese chocado contra una pared, burlando todas las leyes de la inercia. Aparte de ser la peor escena de infografía de la película (en un metraje en donde, en general, los efectos informáticos son francamente buenos, aunque las texturas cantan bastante en ciertas momentos), uno se pregunta si no podría haberse rodado esa secuencia de un modo menos basto.

U-571, como película histórica no existe: casi podría hablarse de una ucronía, a la luz de los hechos relatados. Su contenido técnico engañara sin duda a un profano, pero junto a detalles de ambientación muy conseguidos, aparecen otros que se han descuidado bastante (lo de disparar los torpedos sin efectuar el mas mínimo calculo es uno de ellos, por ejemplo). Sin embargo, como película de acción, y como película bélica del genero de submarinos dispone de los elementos mínimos para funcionar. Y si no se tienen demasiados prejuicios, es indudable que uno puede pasar un rato muy entretenido viéndola.

© Cristobal Pérez Castejón, (1.065 palabras) Créditos