ELEMENTAL, QUERIDO CHAPLIN
ELEMENTAL, QUERIDO CHAPLIN Rafael Marín
Título original:
Año de publicación: 2005
Editorial: Minotauro
Colección: ---
Traducción: ---
Edición: 2005
ISBN:
Precio: 16,50

Aunque también tienen sus detractores, para la mayoría de los aficionado a los relatos y novelas del célebre detective del 221B de Baker Street, la noticia de la aparición de pastiches de la obra holmesiana siempre es bien recibida.

La Editorial Minotauro decidió abrir su nueva colección Ucronía, dedicada a títulos que plantean un desarrollo alternativo de la humanidad a partir de la modificación de algunos acontecimientos conocidos, con la obra ELEMENTAL, QUERIDO CHAPLIN. Conviene remarcar lo atractivo del título, que ya nos presenta la novela de clara las bases de la novela del gaditano Rafael Marín. El subtítulo Una novela de Sherlock Holmes resulta innecesario, además de relativamente falso, estamos ante una novela de Charles Chaplin. Pero vayamos por partes.

Para ubicarnos un poco, ELEMENTAL, QUERIDO CHAPLIN es una ficción especulativa que se entremezcla con el género policíaco a partir de la hipótesis de considerar a Sherlock Holmes no como una creación literaria sino como un personaje real. Marín juega con la posibilidad de que Charles Chaplin, de quien no tenemos duda de su existencia real, hubiera conocido en su adolescencia al famoso detective inglés y que sus vidas hubieran estado relacionadas desde la infancia del actor. La vida del propio Sherlock Holmes se verá en peligro por al amenaza de unas desconocidas sectas esotéricas-diabólicas y curiosos intentos de primitiva clonación. Esta vez Holmes no contará con la ayuda de su inseparable Watson (por cierto, no era tan bonachón como lo parecía) sino con la ayuda de un joven y desconocido Chaplin. Si quieren conocer algo más sobre estas sectas, ver como era la vida del joven Chaplin, saber si todo aquello que Watson nos explicaba sobre Holmes era cierto o conocer que tienen en común Crowley, Wilde, Fu Man-Chú o el mismísimo Einstein con los protagonistas, ésta es su novela.

Y ahora toca hacer un poco de crítica. ELEMENTAL, QUERIDO HOLMES es una buena novela de aventuras, pero no una típica novela holmesiana. Para empezar, tal y como ya reapuntado, el protagonista principal de esta novela no es Sherlock Holmes sino Charles Chaplin. Este es quizás uno de los aspectos mejor tratados por Marín a lo largo de toda la obra; se realiza una atractiva y divertida pseudobiografía de los primeros años de Chaplin y se apunta hacia acontecimientos venideros de forma interesante y sin que la inclusión de datos biográficos sea una carga para el lector. Chaplin se nos presenta como un personaje muy humano y bien recreado, en cambio Holmes queda en une excesivo segundo plano, sin un papel destacado y prácticamente llega a ser un recuro que se explota gracias a su faceta de hombre de los mil disfraces dejando, a mi entender excesivamente de lado la faceta que más nos atrae a muchos: la del detective de las deducciones. Holmes parece más dispuesto a la lucha cuerpo a cuerpo con el enemigo que a cerrarse con su pipa a reflexionar y Chaplin tampoco realiza esta función, son dos aventureros dispuestos a enfrentarse a peligros desconocidos y a malos malísimos.

En conclusión, ELEMENTAL, QUERIDO CHAPLIN es una novela de aventuras entretenida y amena que sabe cautivar al lector gracias a la figura de Chaplin y que deja a Holmes y a su método deductivo en un segundo plano para pasar a la acción directa en al que se entremezclan un montón de personajes conocidos (hecho que sin duda agradece el lector y que incluso provocarán alguna sonrisa) y unas situaciones llenas de lances aventureros que nos llevarán a apreciar la figura del genial Chaplin. Incluso el final de la novela nos sugiere un segundo cruce en las vidas de Chaplin y Holmes, esperamos que Marín nos lo cuente…

© Carlos Moreno, (615 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Marzo de 2005 en .: la FUNDACION on line:.

A estas alturas hablar de Rafael Marín como uno de los mejores escritores de género en España es una obviedad. A lo largo de su carrera ha experimentado con muchos géneros que abarcan desde la ciencia-ficción, la fantasía, la novela policíaca, la costumbrista o el ensayo. Desde la ya lejana LÁGRIMAS DE LUZ, MARÍN ha escrito decenas de cuentos y varias novelas que han tenido mayor o menor fortuna, pero que siempre han mostrado la faceta de ameno comunicador que posee este autor.

Su última novela publicada, que no escrita, porque tiene bastantes en el retortero, es esta obra titulada ELEMENTAL, QUERIDO CHAPLIN. Ya el mismo título nos deja bien a las claras de que va a tratar la misma. Efectivamente la obra es un pastiche Holmesiano. En este caso, y siguiendo la tradición de otros autores, Nicholas Meyer o Rodolfo Martínez por ejemplo, Marín va a mezclar la realidad, cambiada y adaptada a su gusto, con la realidad literaria de finales del siglo XIX.

El mas famoso detective de la historia, el conocidísimo Sherlock Holmes, va a contar con un ayudante tan popular como el propio Holmes. El cineasta Charles Chaplin verá cruzarse en su vida al aventurero detective y compartirá, en un papel similar al del Dr. Watson, una escalofriante aventura en la que se mezclará el esoterismo con la ciencia-ficción.

La novela tiene un claro protagonista que en este caso es el propio Chaplin. Imitando a Watson, será el encargado de narrar en primera persona la historia de su relación con Holmes. A través de sus ojos contemplaremos la poderosa personalidad de Holmes, aunque ésta no sobresaldrá sobre la incipiente y fuerte personalidad de Chaplin, que ya en su juventud debió de destacar con fuerza.

El joven Charles cruza su vida con Holmes cuando es informado por su hermano Syd que pertenece al grupo de ayudantes del detective conocidos como los Irregulares de Baker Street. A partir de ese momento el joven Charles se convertirá en le inseparable compañero de Holmes. La historia se complicará y se enriquecerá con la aparición de otros personajes históricos. Si en los pastiches Holemesianos éste se ha encontrado con Marx, con el Fantasma de la Opera, con el Dr. Freud o con el propio Jack el Destripador, en este caso, aparte de Chaplin va a encontrarse cara a con un incipiente científico como es Albert Einstein o el escritor Oscar Wilde.

Rafael Marín es, o mejor debería decir ha sido, un autor que ha desarrollado su labor dentro del genero fantástico, incluyendo la ciencia-ficción. Pero sus incursiones en la novela negra y de aventuras ha sido de lo mas fructífera. Su magistral personaje de Torre en su novela DETECTIVE SIN LICENCIA y su habilidad para plasmar el día a día de la sociedad, fundamentalmente gaditana, le ha granjeado un muy reconocido mérito como escritor costumbrista. En ese género negro, o de aventuras y acción, sabe desenvolverse como pocos. Y en esta ocasión vuelve a conseguir una novela ágil, interesante y desde luego muy cuidada en la ambientación. Doyle escribió su Holmes en el siglo XIX, Marín lo ha hecho en el XXI y sin embargo, pese a que el estilo de Marín es reconocible, la prosa que emplea se adapta perfectamente a lo que podríamos llamar Patron Holmesiano.

Una nueva vuelta de tuerca la personaje y una aproximación a otro genio, este real, del siglo XX: el sin par Charles Chaplin, ese loco bajito maravillo.

© Alfonso Merelo, Créditos