Homenaje a Pratchet
por Antonio Rodriguez Babiloni

Ricenwind recobró el conocimiento, justo cuando se le pasó el efecto del ensombrino triple que se había bebido, bueno a decir verdad y dados los efectos mas parecía que se lo hubiese bebido a el. Hacía mucho que se lo había tomado, para ser exacto, varios días, dado que el ensombrino es un licor, que además de diluir hasta el plástico, en el caso de que en el Mundo disco lo hubiese, que afortunadamente no lo hay, tiene la virtud de convertir al que lo ingiere en un perfecto zombi con una o mas patas, dependiendo de quien se lo tome, aunque al que lo bebe siempre le parece tener mas de dos.

Entonces oyó en su mente algo relacionado con una broma al respecto de llegar al borde del mundo y dar la vuelta a este apoyado sobre un halo mágico. Recordó aterrado un poco tarde que el Mundo Disco no es en absoluto una esfera y que encima su magia podía ser contenida en una libreta al que uno hubiese arrancado todas las hojas, en realidad sobraría con un renglón, pero este hecho le producía a nuestro protagonista una desazón tan intensa que a fuer de negarlo constantemente, no se lo creía ni el mismo.

Era ciertamente difícil ser un mago con tan escasos talentos mágicos como Ricenwind, pero las leyes de la probabilidad exigían este tipo de compensaciones. Hay personas a las que jamas les toca la lotería y además se cortan con el borde del boleto, algo así era la relación de Ricenwind con la magia

Esto no acabó del todo de expulsar de su mente los residuos de la resaca de ensombrino, pero lo que le hizo tomar conciencia de su penoso estado fue el observar a la muerte concienzudamente vestida de astronauta, montada en un patinete espacial y con una hoz láser, la renovación de vestuario y accesorios no fue del agrado de Ricenwind, aunque la verdad es que le agradó todavía menos el simple hecho de verla , sobre todo por la sonrisa desdentada que exhibía, muy parecida a la que tiene un niño cuando esta sacándole el papel a un caramelo.

Ricenwind estaba cayendo por el borde del mundo, solo protegido por las emanaciones del ensombrino, que retenían fuera hasta el vacío, demostrando que en el Mundo disco la gente que hubiese intentado circunnavegar este hubiese tenido una vida corta, bien que interesante..

Fue otra la causa que le hizo babear de terror. En puridad había escapado de situaciones mas preocupantes, está era casi su profesión. Lo que le llevó mas allá de los limites del espanto, fue el observar un gran letrero escrito en oficino, colgado de la cabeza del gran At´uan que ponía, o eso parecía.

WORLD UNDER CONSTRUCTION

Worldmaster: Terry Pratchet
Substitute Sysop and Subsidiary WORDmaster: Pedro Jorge.

No se lo que pensareis, la verdad es que una vez escrita no me hace demasiada gracia, así, que casi mejor considerarla como un homenaje, que es lo que es, mas que una parodia.


Notas

La muerte tenía la obligación de asistir personalmente al deceso de todos los magos, lo que no le gustaba nada a esta y mucho menos a los magos.

El oficino es el undécimo color del espectro luminoso del mundo disco, lo que viene escrito en este color es casi siempre bastante poco comprensible para el común de los mortales, solo algunos magos son capaces de entenderlo en su amplitud y aun a estos se recomienda acompañarlos cuando van a revisar documentos extensos tales como escrituras notariales o la factura de la luz, para ayudarlos si padecen convulsiones. El oficino simula cualquier otro color, pero se cual sea aquel al que se parezca es igualmente indescifrable

© Antonio Rodriguez Babiloni,
(608 palabras) Créditos