Zaibatsu
 & cTitle &

Nombre que reciben los grandes combinados de empresas y bancos controlados por familias en Japón. Las zaibatsu más importantes son en la actualidad Mitsui, Mitsubishi, Dai Ichi Kangyo, Sumitomo, Sawa y Fuyo. Este conglomerado ha llegado a liderar y manejar la economía japonesa de una forma sin precedentes y ciertamente curiosa. Así, los Mitsui eran ya banqueros preeminentes en la época del shogunato (la Edad Media japonesa), pero la mayoría de las restantes zaibatsu adquirieron su poder a raíz de la restauración Meiji (1868), en la que gracias a una política de impuestos y subvenciones muy favorable consiguieron una posición preponderante en el desarrollo económico de Japón. En los años siguientes las zaibatsu ayudaron a financiar empresas estratégicas semioficiales en Japón y áreas circundantes, especialmente Taiwan y Corea, y se hicieron cada vez más poderosas. Durante los años 30 el régimen militar intentó restar poder a las zaibatsu, pero con escaso éxito: en 1937 las cuatro zaibatsu principales controlaban un tercio de los depósitos bancarios, un tercio del comercio exterior, poseían más del 70% de la capacidad industrial de Japón y mantenían fuertes conexiones con los partidos políticos, por lo que eran imprescindibles para el esfuerzo de guerra de la época. Después de la Segunda Guerra Mundial y la rendición japonesa las fuerzas de ocupación de EE.UU. se fijaron como objetivo romper el dominio económico de las zaibatsu, pero en los años 50 y 60 grupos basados en las viejas zaibatsu resurgieron bajo el nombre de keiretsu. Estos grupos fueron una vez más decisivos para la recuperación económica de Japón, y la decisión de varias zaibatsu de compartir sus recursos fue en gran medida responsable del auge de este país como una potencia económica mundial.

En el ciberpunk y todas aquellas corrientes de la ciencia-ficción que tratan del futuro cercano las zaibatsu aparecen representadas como un enorme poder omnipresente. En obras como NEUROMANTE, de William Gibson, se hace referencia a los hombres de las zaibatsu, trabajadores que pertenecen literalmente a la empresa para la que trabajan, a la que reverencian y que cuida de ellos durante toda su vida, una especie de neofeudalismo industrial. Este mismo esquema aparece también en la trilogía de Marte de «Kim Stanley Robinson». Tanto Gibson como Robinson proponen nombres para nuevas zaibatsu, como la Ono-Sendai de NEUROMANTE o la Shibarashi (en japonés, maravilla) de MARTE VERDE.

© Jacobo Cruces Colado,
(394 palabras) Créditos