Viento Solar

La existencia del viento solar fue descubierta en las década de los 50 por el astrofísico americano Eugene Parker, observando el comportamiento de las colas de los cometas que, sorprendentemente, se dirigen en dirección opuesta al Sol.

Se trata de un flujo continuo de partículas cargadas, emitido por el Sol, en todas direcciones, compuesto principalmente de protones, núcleos de hidrógeno, electrones y, en menor medida, por Partículas Alfa

Las partículas alcanzan velocidades comprendidas entre los 350 y los 800 km por segundo. Los efectos del viento solar sobre el entorno de la Tierra son notables. Entrando en contacto con el campo magnético terrestre, las partículas dan lugar a los cinturones de Van Allen, y cuando llegan a la capa exterior de la atmósfera, producen las Auroras Boreales y las tormentas magnéticas, de una influencia más que negativa en las comunicaciones vía radio.

© Francisco José Súñer Iglesias,
(142 palabras) Créditos