Velocidad de la Luz

Este término hace referencia a la velocidad de la luz en el vacío, dado que la velocidad de la luz, o de cualquier otra radiación electromagnética, depende del medio en que se transmita. El valor de la velocidad de la luz en el vacío es de 299792,458 metros/segundo, y se representa por c; es una de las constantes físicas universales, y se relaciona con toda otra serie de magnitudes físicas, de tal forma que un cambio en el valor de c conduciría a un universo completamente distinto al que conocemos.

Aunque el valor de c puede parecer muy elevado, en realidad es bastante pequeño. Para que nos hagamos una idea, la luz tarda a esa velocidad unos 8 minutos en llegar a nosotros desde el Sol, varias horas en alcanzar los confines del sistema solar, y más de un año en alcanzar la estrella más cercana. Y según las teorías de Einstein y por lo que sabemos, no existe modo alguno de superar la velocidad de la luz.

Una de los juegos habituales de la ciencia ficción es proponer maneras de viajar a una velocidad mayor que c, lo que se conoce como viaje MRL. De no ser esto posible para el autor en cuestión, siempre cabe utilizar la parte más interesante de la física a velocidades cercanas a c, los llamados efectos relativistas. Dentro del primer caso hay todo tipo de impulsiones extrañas, en las que el space opera abunda. Así, las obras de la Cultura de Banks están plagadas de naves inteligentes y respondonas que se mueven por el universo a toda velocidad. Dentro del segundo tipo, autores como Joe Haldeman con LA GUERRA INTERMINABLE dan una buena aproximación a lo que sería un viaje sometido a la tiranía de la velocidad de la luz.

© Jacobo Cruces Colado, (299 palabras)