Ultrasonidos
 & cTitle &

Como cualquier otra onda, las del sonido se caracterizan por una serie de valores de frecuencia y amplitud. Los sonidos audibles por el oído humano entran en un rango de frecuencias que va de los 40 a los 18.000 hercios aproximadamente. Todos aquellos sonidos cuya frecuencia es superior a dicho valor, reciben el nombre de ultrasonidos.

Los ultrasonidos encuentran en la actualidad aplicación en muchos campos. Copiando a los murciélagos, que los utilizan en un sistema de sonar natural, se usan en distintos sistemas de detección y exploración. Así, se emplean habitualmente en medicina en una técnica llamada ecografía, con la que es posible explorar los órganos internos del cuerpo sin necesidad de recurrir a otros medios que, como los rayos X, resultan inadecuados en determinadas circunstancias, como por ejemplo en casos de embarazo.

Dado que al igual que otras ondas de frecuencia elevada (como los ultravioleta en las ondas electromagnéticas) los ultrasonidos transportan gran cantidad de energía. Gracias a ello los ultrasonidos han encontrado aplicación en la limpieza de metales, preparación de disoluciones, ya que ayudan a deshacer ciertos cristales especialmente estables, y existe una especialidad llamada sonoquímica basada en el uso de los ultrasonidos para favorecer reacciones químicas. En medicina esta capacidad de los ultrasonidos se usa en un método no invasivo de destrucción de cálculos renales.

Algunos escritores de ciencia-ficción han especulado en sus obras con armas de ultrasonidos, como es el caso de Dan Simmons en HYPERION

© Jacobo Cruces Colado,
(243 palabras) Créditos