Transcriptor

Aparato de escritura sucintamente descrito por Isaac Asimov en su obra SEGUNDA FUNDACIÓN, en concreto en la segunda parte del volumen, que lleva por título LA FUNDACIÓN INICIA SU BÚSQUEDA.

El transcriptor es, en esencia, como una máquina de escribir electrónica que admitiera comandos vocales. Incorpora un avanzado microprocesador, un depósito para los folios y un sistema de impresión, todo ello integrado en una unidad compacta, de tamaño aproximado al de una impresora actual.

Su funcionamiento es relativamente sencillo. Una vez conectado, basta empezar a hablar para que la máquina comience a imprimir lo que se le está dictando. No es necesario que el usuario le indique dónde va cada signo de puntuación, ya que su avanzada programación le permite puntuar y deletrear correctamente, según sea el sentido de la frase. Pero para ello es imprescindible que al dictarle se emplee una enunciación cuidadosa y una pronunciación lo más correcta posible.

Este curioso precursor del procesador de texto, imaginado por Asimov hace más de medio siglo, podría convertirse en realidad en breve, puesto que ya existen programas informáticos que responden a la voz.

© Antonio Quintana Carrandi,
(183 palabras) Créditos