Titánidas
 & cTitle &

Raza de extraterrestres creados por John Varley en su novela TITÁN.

Las titánidas son habitantes de Gea, una enorme estación espacial situada en órbita alrededor de Saturno. El ejemplo más claro con el que comparar a las titánidas son los centauros. La parte delantera de una titánida es similar a la de una hembra humana, con un torso dotado de pechos, brazos y cabeza, mientras que la parte trasera del cuerpo es similar a la de un caballo. La presencia de los pechos y su rostro femenino induce a creer que todas las titánidas son en hembras, aunque esto no es cierto.

Las titánidas poseen un sistema social similar al comunismo, en que cada miembro participa en los proyectos comunitarios y va acumulando méritos (en forma de posicición social o créditos) mediante el talento, la edad o la necesidad. Su economía se basa fundamentalmente en el trueque, ya que todas las titánidas son eficientes artesanos e intercambian bienes constantemente. Uno de los rasgos más importantes de las titánidas es su lenguaje, más similar al canto que a un lenguaje humano normal. Su canto no parece ser nunca el mismo incluso para expresar la misma frase, y resiste cualquier análisis gramatical. Las titánidas son grandes aficionadas a la música, con un sentido natural del ritmo y la armonía, y son capaces de tocar casi cualquier instrumento.

El segundo rasgo más destacable de las titánidas es sin duda el sexo. Como se ha comentado, el aspecto de una titánida es femenino debido a que todas tienen pechos. Sin embargo, la situación es notablemente más compleja. Cada titánida tiene en realidad tres juegos de órganos sexuales: una vagina y un pene en la parte posterior similares a los de los caballos, y otro juego entre las patas delanteras, que es el que determina el sexo de la titánida.

La reproducción de las titánidas es tan complicada como su sexualidad. Las titánidas pueden efectuar el coito con sus tres juegos de genitales, pero mientras el coito trasero lo efectuan por placer y en público, el coito delantero se reserva como muestra de amor o amistad y se efectúa en la intimidad. Unos ocho días después del coito delantero, la titánida hembra produce un huevo semifertilizado, con lo que se convierte en antemadre, mientras que el macho que lo ha fertilizado es el antepadre. Ese huevo debe ser implantado en la vagina trasera de una titánida (la posmadre) y fertilizado por otra (el pospadre) utilizando el pene trasero. Pasado un cierto tiempo, la titánida da a luz a una pequeña titánida. Eso convierte a las titánidas en ovíparos y vivíparos simultáneamente.

La cuestión se complica todavía más al haber 29 formas distintas de que las titánidas engendren hijos, denominadas conjuntos, y que son descritas por Varley utilizando una nomenclatura en que cada titánida es representada por tres letras que simbolizan los genitales, con la cabeza a la derecha. Así, una hembra titánida es HMH, mientras que el macho es HMM. Los tres juegos de genitales permiten por ejemplo que una titánida sea al mismo tiempo antemadre, antepadre, posmadre y pospadre, aunque hay combinaciones de dos, tres y cuatro titánidas. Curiosamente, las titánidas son capaces de transmitir a sus descendientes características adquiridas. Su genética es desde luego singular, y pueden tener hijos con un humano. Los 29 conjuntos sexuales titánidos pueden consultarse en la continuación de TITÁN, LA HECHICERA.

© Jacobo Cruces Colado,
(563 palabras) Créditos