Titán

Principal satélite de Saturno, y uno de los más importantes del Sistema Solar. Con sus 5.150 km. de diámetro tiene un tamaño superior al de Mercurio, sólo superado ligeramente con el de Ganímedes.

Titán orbita a 1.200.000 km. de Saturno, y es el único satélite del Sistema Solar que cuenta con una verdadera atmósfera, compuesta principalmente por nitrógeno. Ésta es tan densa (incluso más que la terrestre) y opaca, que impide observar los detalles de su superficie. En enero de 2005 la sonda Huygens, diseñada por la Agencia Espacial Europea y transportada por la sonda Cassini hasta el sistema de Saturno, fue lanzada hacia Titán, aterrizando de forma controlada en la superficie de este satélite.

Gracias a la información enviada durante su descenso, se ha podido profundizar en el estudio de la densa atmósfera de Titán, al tiempo que se ha conseguido disponer de fotografías de su superficie, invisible desde el espacio a causa de la opacidad de la densa atmósfera que lo envuelve, descubriéndose lo que al parecer son evidencias de una actividad geológica en la que el metano licuado realizaría un papel similar al que desempeña el agua en la Tierra.

Debido a la existencia de esta atmósfera, los científicos especulan con la posibilidad de que en él pueda existir algún tipo de vida. Los escritores de ciencia-ficción, por su parte, han ido más lejos ambientando varios conocidos relatos en este satélite de Saturno: TITÁN, de John Varley; REGRESO A TITÁN, de Arthur C. Clarke; EXPLORACIÓN EN TITÁN, de James Blish; OJOS DE ÁMBAR, de Joan D. Vinge, una deliciosa novela fantástica ambientada en este satélite; LAS SIRENAS DE TITÁN, de Kurt Vonnegut, y NAUFRAGIO EN TITÁN, del español Javier Redal, una magnífica muestra de la ciencia-ficción hard escrita en nuestro idioma. Titán es citado también por R. A. Heinlein, en AMOS DE TÍTERES (publicada inicialmente en España como TITÁN INVADE LA TIERRA) como lugar de origen de los parásitos invasores de la Tierra. Isaac Asimov también utiliza a Titán como uno de los escenarios de la serie de Lucky Starr, concretamente en LOS ANILLOS DE SATURNO, describiéndolo como un mundo helado en el que el papel del agua es reemplazado por el amoníaco, provisto de una atmósfera metano, en lo cual se equivocó ya que en realidad es de nitrógeno, tal como quedó comentado.

© José Carlos Canalda, (392 palabras)