Terraformar

Transformación artificial un planeta haciéndolo habitable para la especie humana, lo que puede implicar desde la creación de la atmósfera y los océanos hasta la recreación artificial de toda una ecología.

Según Jordi José y Manuel Moreno, el primer autor que utilizó este término fue JackWilliamson, concretamente en el relato titulado ÓRBITA DE COLISIÓN publicado en 1942 en la revista Astouding Science Fiction.

La terraformación es una constante dentro de la ciencia ficción, siendo uno de sus más significados ejemplos la trilogía de Marte (MARTE ROJO, MARTE VERDE y MARTE AZUL) de Kim Stanley Robinson. En otras ocasiones la terraformación se asume implícitamente, como ocurre en el universo imaginado por Isaac Asimov en Fundación o en el de LA GUERRA DE LAS GALAXIAS, ya que resulta inverosímil imaginar que todos los planetas habitables de nuestra galaxia hubieran desarrollado condiciones idénticas para la vida evolucionando por separado y sin la menor intervención humana.

En la segunda y tercera películas de la saga Star Trek también se ve un claro ejemplo de terraformación, representado por el Proyecto Génesis que lleva a cabo la Flota Estelar.

Dentro ya de la ciencia pura, Carl Sagan lanzó hace años una propuesta para hacer habitable el planeta Venus; bastaría con sembrar sus capas altas de la atmósfera, compuestas principalmente por anhídrido carbónico con algas verdeazuladas, unos vegetales microscópicos capaces de reproducirse de forma explosiva si las condiciones ambientales son idóneas para ello. Una vez que las algas hubieran consumido todo el anhídrido carbónico, habrían liberado suficiente oxígeno para respirar, a la par que se habría eliminado el fuerte efecto invernadero existente en este planeta. Huelga decir que esta hipótesis, aunque rigurosa desde un punto de vista científico, es hoy por hoy una completa utopía.

© José Carlos Canalda, José Antonio Navarro Torres, (288 palabras)