Reboot

Anglicismo para reinicio. Una vez que autores, productores y dueños de derechos han acabado con el ciclo de trilogías, secuelas y precuelas de un cómic, película o serie de éxito (es difícil ver este fenómeno en el ámbito literario) toman un par de rasgos característicos de la obra, como puede ser el argumento básico, los nombres de los personajes y sus roles principales, y lanzan una nueva obra que cuenta la misma historia de forma que solo recuerda vagamente el original.

Las excusas pueden ser que ese original sufría de grandes defectos debido a que la tecnología de la época no permitía los efectos visuales adecuados, que no se ajustaba al espíritu de la obra adaptada, ya fuera cómic o novela, o la necesidad de actualizar la narrativa al gusto de los nuevos tiempos. También se da la circunstancia que debido al baile de venta y transmisión de derechos de filmación, cada vez que estos caducan y se revenden, el nuevo beneficiario decide reiniciar más a su gusto la saga correspondiente.

Los superhéroes han sido los más afectados por este fenómeno, Superman, Batman y Spiderman se han visto reiniciados. En otros casos, y como el elenco original iba entrando en años, se recurrió a la precuela-reinicio, como en el caso de los X-Men. Otro enfoque es el dado por la Paramount a Star Trek, en vez de seguir trasladando las series a la gran pantalla, tomaron los personajes de la serie clásica (Kirk, Spock, MCoy, etc.), los situaron en su entrada en la academia y contaron sus primeras aventuras, con la intención no del todo confesa de lanzar un piloto a todo lujo de una posible nueva serie trek.

© Francisco José Súñer Iglesias,
(281 palabras) Créditos