RAM

Acrónimo de las palabras inglesas Random Acces Memory; memoria de acceso aleatorio.

Es importante advertir que en este caso aleatorio no es sinónimo de azar. Aleatorio indica que, al contrario de los dispositivos secuenciales en estos dispositivos es posible acceder a esa información de forma inmediata sabiendo la dirección donde se encuentra. La diferencia es la de consultar un libro sin acudir al índice o usando de él. Si no se consulta el índice hay que hojearlo desde el principio para encontrar la información, si se consulta el índice (probablemente organizado a su vez por orden alfabético) sabremos exactamente por que página hay que abrir el libro.

De esta forma, más que de dispositivos de acceso aleatorio, se debería hablar de dispositivos de acceso indexado o direccionado.

La RAM, por si misma, no es capaz de conservar la información que se escribe en ella, y es necesario conectarla a una fuente de alimentación externa y refrescar su contenido periódicamente. Si se apaga el ordenador esa información se pierde y es imposible recuperarla. El motivo de usar un medio tan aparentemente frágil y peligroso es que en la RAM es posible efectuar todos los cálculos y procesos de una forma tremendamente veloz, aprovechando de esta forma toda la potencialidad de la CPU, que en otro caso se vería forzada a leer y escribir en cintas o discos magnético u ópticos, infinitamente más lentos que las operaciones de lectura y escritura en la RAM

Eso si, como bien sabe cualquiera que haya trabajado con un ordenador, una vez terminados cálculos, redacciones y operaciones varias, hay que guardar el resultado en esos lentos dispositivos de almacenamiento permanente.

© Francisco José Súñer Iglesias,
(274 palabras) Créditos