Púlsar
Estrella de neutrones
Estrella de neutrones

Uno de los posibles productos finales de la explosión de una supernova. En principio, si la masa del núcleo de la estrella en el momento del colapso es superior al límite de Chandrasekhar (un valor igual a 1, 44 masas solares) la supernova origina una estrella de neutrones. Se desconoce cuál es el límite superior a partir del cual se originaría un agujero negro, pero se especula con valores en torno a las 4 ó 5 masas solares.

A diferencia de lo que ocurre con las enanas blancas, en las estrellas de neutrones no existen átomos, ya que debido a la elevada gravedad los electrones han caído sobre los núcleos atómicos fusionándose con los protones para formar neutrones, originando un material conocido como neutronio. Según varios autores, una estrella de neutrones tendría además una estructura interna compleja en forma de capas, formadas por varios tipos de partículas exóticas.

A causa del principio de conservación del momento angular, es decir, de la conservación de la energía cinética de rotación, las estrellas de neutrones giran a velocidades elevadas. Poseen además campos magnéticos tremendamente intensos, todo lo cual conduce a la emisión desde sus polos magnéticos de grandes cantidades de energía en forma de dos haces muy estrechos de ondas de radio. Al girar la estrella el efecto es similar al haz de luz emitido por un faro. Cuando se detecta la emisión de una estrella de neutrones, se observa pues que el haz aparece y desaparece periódicamente, como si pulsase. Por esta razón, a las estrellas de neutrones se las conoce también con el nombre de púlsares. Con el tiempo la estrella va dejando de girar y pasa a convertirse en una estrella de neutrones apagada, indetectable salvo por perturbaciones gravitatorias sobre otros astros

Las estrellas de neutrones han originado una de las novelas más curiosas del subgénero de ciencia-ficción hard: se trata de HUEVO DEL DRAGÓN de R. L. Forward. Una estrella de neutrones, bautizada con ese nombre, resulta estar habitada por unos curiosos alienígenas llamados Cheela. Larry Niven ha plasmado también un ecosistema fascinante en dos de sus novelas: LOS ÁRBOLES INTEGRALES y EL ANILLO DE HUMO Niven es sin duda uno de los autores que más ha jugado con estos astros, llegando incluso a ganar un premio Hugo por su relato ESTRELLA DE NEUTRONES

© José Carlos Canalda, Jacobo Cruces Colado
(386 palabras) Créditos