Psi
Olaf Stapledon

Este término hace referencia a una serie de fenómenos y comportamientos no explicados por las leyes físicas conocidas, como son la telepatía, la precognición, la levitación, la telequinesis y la teleportación

Los fenómenos psi son uno de los tópicos más conocidos del género. En general, la ciencia-ficción contempla estos poderes desde dos vertientes: un paso adelante en la evolución humana o una capacidad temible y peligrosa. La ya clásica JUAN RARO de Olaf Stapledon incide precisamente en los dos puntos. MUTANTE, de Henry Kuttner es un fix-up en el que después de una guerra nuclear aparecen los Calvos, una raza de telépatas que conviven en una precaria paz con los humanos normales, que los persiguen por ser distintos. Ambas novelas presentan los poderes psi como un paso evolutivo peligroso para los humanos normales y para los dotados de dichos poderes.

Isaac Asimov utilizó también el tema en FUNDACIÓN E IMPERIO, su segunda novela de la trilogía de la Fundación. En esta obra Asimov presenta a un personaje llamado El Mulo que resulta ser un mutante, y por lo tanto un factor aleatorio no contemplado por la psicohistoria, que tiene la capacidad de modificar la voluntad de sus adversarios y puede así derrotar ejércitos enteros. Asimov exploró el tema posteriormente entroncándolo con sus novelas de robots, que en este caso utilizan dicha capacidad para encaminar a los humanos a un buen fin.

Marion Z. Bradley ha introducido los poderes psi en un escenario mucho más típico de la fantasía, el escenario de la famosa saga de Darkover. Los habitantes de Darkover descienden de los tripulantes de una nave estelar que varó en dicho planeta. Su secular incapacidad para comunicarse con el planeta madre facilitó que desarrollaran un conjunto de capacidades telepáticas denominadas laran al concentrarse los genes que permiten ese fenómeno en determinadas personas que constituyen el Comyn. Sin embargo para utilizar plenamente el laran los miembros del Comyn deben utilizar matrices manufacturadas con un mineral de naturaleza cristalina capaz de amplificar sus habilidades paranormales.

En los años 80 Julian May publicó una serie de obras en las que la humanidad evoluciona hacia un nuevo estado caracterizado por la aparición de habilidades psi, denominadas capacidades metapsíquicas. May ha desarrollado el tema en dos trilogías, la de la Intervención y la del Medio Galáctico, y en una tetralogía, la Saga del Exilio en el Plioceno. A diferencia de muchos autores como Heinlein, que utilizan los poderes psi para sazonar sus obras igual que hacen con las naves espaciales o las pistolas de rayos, May narra con detalle el surgimiento de estas habilidades y se preocupa de dotarlas de un aspecto científico: los poderes metapsíquicos son manifestaciones energéticas englobables dentro de una Teoría de Campo Unificado, y por lo tanto son científicamente estudiadas. May llega al extremo de dividir las habilidades en cuatro grupos: Telepatía (que incluye cosas como las excursiones extracorpóreas), Redacción (una suerte de curación y enseñanza mentales), Coerción (obligar a la gente a hacer cosas con el poder de la mente) y Creatividad (que engloba habilidades como la telequinesis, la teleportación y toda suerte de fenómenos mágicos).

© José Joaquín Ramos de Fco, Jacobo Cruces Colado
(519 palabras) Créditos