pH

Índice de acidez de una disolución acuosa. El agua, como es sabido, está compuesta por moléculas formadas por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Siempre que tengamos una cantidad de agua pura una parte de estas moléculas (concretamente una de cada cien billones, lo cual puede parecer insignificante pero hay que tener en cuenta que existen muchas moléculas de agua en un simple vaso) está escindida en dos iones: Por un lado un protón, es decir, un átomo de hidrógeno cargado positivamente por haber perdido su único electrón, y por otro un grupo hidroxilo, formado por el oxígeno y el hidrógeno restante y cargado negativamente gracias al electrón robado al protón.

Siempre que tengamos agua pura habrá, lógicamente, tantos protones (H+) como grupos hidroxilo (OH-), por lo que existe un equilibrio entre ambos y el pH (es decir, el índice de acidez) será neutro. Pero existen substancias que pueden romper este equilibrio, como ocurre con los ácidos y las bases. Así, los ácidos son las substancias que, disueltas en agua, hacen que la cantidad de protones sea mayor que la de hidroxilos, bien porque liberen a los primeros, bien porque capturen a parte de los segundos, con lo que la acidez aumenta. Las bases hacen justo lo contrario: Provocan que la cantidad de hidroxilos sea mayor que la de protones por una cualquiera de las dos razones, con lo cual la acidez disminuye o la alcalinidad (sinónimo de basicidad) aumenta. Evidentemente, esta definición es válida únicamente para disoluciones acuosas.

El pH, como ya se ha indicado, es simplemente un índice de acidez, es decir, una forma sencilla de indicar la proporción existente entre los protones y los hidroxilos presentes en una disolución acuosa. Dentro de una escala que va de 0 a 14 un pH 7 indica que la disolución es neutra, es decir, que al igual que ocurre con el agua pura hay un equilibrio entre ambos iones. Valores de pH inferiores a 7 indican que la disolución es ácida (es decir, existe un exceso de protones), siendo tanto más ácida cuanto menor sea el pH. Análogamente, valores de pH superiores a 7 indican que la disolución es básica (o alcalina, es decir, existe un exceso de hidroxilos), siendo tanto más básica cuanto mayor sea el pH. Disoluciones muy concentradas de ácidos fuertes o de bases fuertes pueden tener, respectivamente, valores de pH inferiores a cero o superiores a 14, pero en estos casos es preciso recurrir a otros criterios químicos demasiado complejos para ser explicados aquí.

© José Carlos Canalda,
(421 palabras) Créditos