Paradoja de Olbers

En un universo estático (es decir, no en expansión) de edad infinita y con una distribución homogénea de las galaxias, la suma de la luz emitida por todas ellas haría que el firmamento estuviera iluminado de forma uniforme en lugar de ser negro, ya que la pérdida de intensidad luminosa de las galaxias lejanas se compensaría con su mayor número, para una superficie celeste determinada. Puesto que en la realidad no ocurre así, éste es uno de los argumentos que se utilizan para justificar la existencia de un universo en expansión, de edad finita (es decir, con un origen temporal o Big Bang) y con una distribución heterogénea de las galaxias.

© José Carlos Canalda,
(111 palabras) Créditos