Paralaje

El paralaje es el fenómeno óptico que hace que, cuando nos movemos de una posición a otra lo suficientemente alejada, veamos que los objetos cercanos se desplazan respecto a los objetos lejanos. Una demostración intuitiva del paralaje es, por ejemplo, el conocido movimiento aparente de los postes, cuando vamos en tren, mientras las montañas del fondo permanecen inmóviles.

El paralaje es también responsable de que veamos en relieve; debido a la separación existente entre los dos ojos, con cada uno de ellos vemos los objetos desde un ángulo ligeramente diferente que desde el otro. Puesto que esta diferencia es mayor cuanto menor es la distancia que nos separa del objeto observado, podemos calcular intuitivamente esta distancia.

Gracias al efecto del paralaje los topógrafos pueden calcular también distancias del orden de kilómetros, recurriendo a una técnica denominada triangulación que convierte, mediante cálculos matemáticos, las mediciones angulares en distancias. Ésta es la forma, por ejemplo, en la que se calcula la altura de una montaña, la distancia (en línea recta) entre dos ciudades, la anchura de un estrecho...

Cambiando de escala, los astrónomos utilizan el paralaje para calcular la distancia a la que se encuentran las estrellas cercanas; las estrellas lejanas y las galaxias están tan alejadas que no se observa ningún desplazamiento sobre el fondo, por lo que su distancia debe ser calculada siguiendo otros métodos diferentes. En este caso, lo que se hace es medir la posición exacta de una estrella determinada con una diferencia de seis meses, lo que equivale a hacer dos mediciones con una separación equivalente al diámetro de la órbita de la Tierra. A partir del desplazamiento de la posición de la estrella entre esas dos observaciones, resulta fácil calcular la distancia a la que se encuentra.

El paralaje sirve, asimismo, para definir la escala de distancias estelares: Un parsec, la unidad de medida habitual entre los astrónomos por encima del año luz, es la distancia a la cual una estrella presenta un paralaje (es decir, un desplazamiento) de un segundo de arco.

© José Carlos Canalda, (337 palabras)