Onda
ondas.gif

Perturbación física que se transmite de un punto a otro del espacio, normalmente de forma periódica. Para entender esta definición sirve como ejemplo lo que ocurre cuando un objeto cae al agua. En el punto de caída se produce una perturbación, que genera pequeñas crestas que se extienden desde dicho punto hacia los bordes. La mayor parte de las ondas son periódicas, es decir, se repiten en el tiempo, y de hecho la caída del objeto en el agua genera no una, sino varias crestas. Cada una de esas crestas que parte del punto del impacto hacia los bordes es una onda.

Las ondas creadas en el agua por el objeto (olas, a fin de cuentas), son de tipo sinusoidal, porque su forma es similar a la función matemática seno. Existen ondas de otros tipos, como las triangulares y las cuadradas (p.e., los antiguos ordenadores ZX Spectrum utilizaban para generar el sonido un zumbador de onda cuadrada, ya que es sencillo de programar mediante código binario).

Existe un cierto número de parámetros que determinan una onda. El primero es la amplitud, que podríamos asimilar a la magnitud de la perturbación. En principio, cuanto mayor sea la amplitud de la onda, mayores serán las crestas. El segundo parámetro es el período de la onda, es decir, el tiempo que tarda cada cresta en pasar por el mismo punto. En lugar del período, que podríamos definir como el tiempo que dura un ciclo completo de la onda, suele hablarse de frecuencia, que se define como el número de ondas por unidad de tiempo. Por último, se habla de longitud de onda, que es la distancia entre el mismo punto de dos crestas consecutivas.

Las ondas están sujetas a una serie de fenómenos tales como la refracción, la difracción y la interferencia. Estos fenómenos son propios de todo tipo de ondas, tanto ondas de sonido como de radiación electromagnética.

© Jacobo Cruces Colado, (318 palabras)