Monóxido de carbono

Compuesto de carbono y oxígeno que, a diferencia del dióxido de carbono, cuenta con sólo un átomo de oxígeno y otro de carbono. El monóxido de carbono se produce por combustión de carbón u otros combustibles en una atmósfera pobre en oxígeno; es un gas incoloro e inodoro y sumamente tóxico, puesto que se combina con la hemoglobina de la sangre bloqueando ésta e impidiendo el transporte de oxígeno a las células, lo que provoca su muerte. Debido a su carencia de olor y color es un gas sumamente peligroso, lo que hace que la combustión de algún combustible en un recinto cerrado (por ejemplo un brasero o una estufa de gas en una habitación sin ventilar) pueda acabar envenenando a sus ocupantes.

El monóxido de carbono se emite también por los tubos de escape de los vehículos, razón por la que desde hace unos años éstos llevan un catalizador encargado de convertirlo en dióxido de carbono, mucho más inocuo.

Este gas es uno de tantos compuestos sencillos cuyas moléculas han sido detectadas en el espacio interestelar.

© José Carlos Canalda,
(177 palabras) Créditos