Mitocondria

Orgánulo celular responsable de la respiración celular aerobia (con aire) Morfológicamente está formada por dos membranas que las separan del exterior. La membrana interna tiene una serie de protuberancias denominadas crestas. Estás crestas definen grandes compartimentos que no suelen estar aislados unos de otros. La utilidad de las crestas viene dada por el aumento de superficie sin aumento de volumen, ya que, como hemos indicado, es en el interior de la mitocondria donde se realizarán todas las reacciones necesarias del complicado proceso respiratorio. Este proceso permite recuperar hasta el 80% de la energía libre cedida en el proceso oxidativo de la glucosa y otros compuestos. Los organismos sin mitocondrias recuperan menos del siete por ciento de esta energía, dado que no realizan el proceso mencionado.

Aunque la aparición de las mitocondrias es todavía un misterio, la teoría más aceptada por la comunidad científica propone como protagonista a un fagocito primitivo, es decir una célula gigante devoradora insaciable de bacterias, entre cuya dieta estaban algunas bacterias respiradoras de oxígeno capaces de vivir en simbiosis con su cazador, el fagocito gigante.

En la actualidad las mitocondrias conservan su propio sistema genético bacteriano y se reproducen independientemente del núcleo

No obstante existen otras hipótesis. La más importante es la que asegura que las mitocondrias provienen de la membrana plasmática de una bacteria respiradora de oxígeno. En esa bacteria se formarían vacuomas que irían diferenciándose hasta dar las mitocondrias que heredarían su propio genoma, la cadena respiratoria fosforilante que antes se situaba en la membrana plasmática de esta bacteria respiradora de oxígeno y, a la vez, el ciclo de krebs pasaría a formar parte del metabolismo de la mitocondría. Desapareciendo así del citoplasma

La cadena respiratoria fosforilante es el proceso por el cual se produce ATP y agua gracias al transporte de electrones e hidrogeniones, átomos de hidrógeno positivos (H+) producto de la respiración aeróbica tanto citoplasmática como mitocondrial.

© José Joaquín Ramos de Francisco,
(315 palabras) Créditos