Mercurio
RAMA II

1.- Astronomía Primer planeta del Sistema Solar por su cercanía al Sol y penúltimo en tamaño después de Plutón, con un diámetro de 4.880 kilómetros. Se encuentra situado a una distancia media de 58 millones de kilómetros del Sol (0, 38 UA), aunque su órbita es notablemente excéntrica (46 millones de kilómetros en el afelio y 70 en el perihelio). Su período de traslación en torno al Sol (su año) es de sólo 88 días. Aunque durante mucho tiempo se creyó que Mercurio presentaba siempre la misma cara al Sol, en 1965 se descubrió que su período de rotación es de 58, 6 días, lo que supone una resonancia de 3:2 entre los períodos traslación y rotación. Debido a este hecho, relativamente común entre los componentes del Sistema Solar, durante el perihelio Mercurio presenta siempre la misma cara hacia el Sol, llegando a alcanzar su superficie temperaturas de más de 400 ºC.

Junto con la Tierra y Venus, Mercurio es uno de los planetas más densos del Sistema Solar, con una densidad media de 5, 4 gramos por centímetro cúbico, lo que hace pensar en la existencia de un núcleo metálico en su interior. Carece de atmósfera, y presenta una superficie muy similar en aspecto a la de la Luna, con multitud de cráteres y algunas zonas oscuras parecidas a los mares lunares que reciben aquí el nombre de desiertos. Hasta el momento, sólo han podido efectuarse observaciones detalladas de una cara debidas a la sonda Mariner 10. Los accidentes geográficos han sido bautizados con nombres de autores, poetas, pintores y compositores ilustres, a excepción de uno de los cráteres más brillantes, el Kuiper, en honor al astrónomo estadounidense Gerard Kuiper. El cráter más notable es sin duda Caloris Planitia, un cráter meteórico de más de 1.300 kilómetros de diámetro. Un hecho notable es un sistema de escarpaduras de 500 a 1.000 m de altura y varios centenares de kilómetros de largo, que incluso atraviesan varios cráteres.

Mercurio es el protagonista de varias obras de ciencia-ficción tales como la novela LUCKY STARR Y EL GRAN SOL DE MERCURIO, de Isaac Asimov, donde en virtud de los conocimientos de la época se refleja a Mercurio como un planeta con una cara perpetuamente orientada hacia el Sol, hecho que condiciona buena parte de la trama. Asimov repite el mismo escenario en dos de sus relatos, CÍRCULO VICIOSO donde plantea un conflicto entre la segunda y la tercera leyes robóticas en un robot positrónico experimental y EXTRAÑO EN EL PARAÍSO en el que se especula sobre la mente y sus desarreglos. Algunos otros autores, como Kim Stanley Robinson en su MARTE AZUL, proponen grandes ciudades moviéndose perpetuamente por su superficie para escapar de la terrible radiación solar, y Arthur C. Clarke propone en CITA CON RAMA que Mercurio, en virtud de su medio ambiente, constituiría la cuna de hombres duros, perseverantes y buenos ingenieros. En NIGROMANTE de Gordon R. Dickson, la colonia científica instalada en Mercurio para desarrollar el viaje hiperlumínico sirve de tapadera para la Hermandad del Chantre. Alfred Bester menciona Mercurio en LOS IMPOSTORES en plan jocoso. Esta vez es una colonia de fanáticos religiosos. El experimento no funciona por el sentido antitecnológico de los integrantes de la secta religiosa.


2.- Química El mercurio es el único metal líquido a temperatura ambiente (se congela a unos 50 grados centígrados bajo cero) y, por ser relativamente abundante, ha sido utilizado ampliamente desde los albores de la humanidad. Además de sus usos en instrumentos tales como barómetros o termómetros, o como componente de un tipo de pilas eléctricas, su capacidad de amalgamarse con el oro es también utilizado en minería para la extracción de este último metal. Asimismo, algunos compuestos suyos tales como el cinabrio han sido utilizados ampliamente como pigmentos. El mercurio fue el elemento en que se descubrió la superconductividad. El mayor problema del mercurio es su elevada toxicidad; la ingestión de sus vapores durante largo tiempo puede provocar un grave envenenamiento. Asimismo, cuando el mercurio se deposita en el medio ambiente debido a vertidos industriales o a las basuras, no sólo no desaparece sino que se transforma en compuestos organométalicos que se acumulan en el organismo de los seres vivos, acrecentándose el problema conforme avanza el tiempo. Por esta razón, se intenta restringir lo máximo posible los vertidos contaminados con mercurio al medio ambiente.