Lubricante

Sustancia utilizada para minimizar los efectos del rozamiento.

Los lubricantes sirven para evitar el desgaste de las piezas móviles de los dispositivos mecánicos, sirviendo también en muchos casos para refrigerar la zona de fricción, evitando el agarrotamiento del mecanismo debido a los efectos dilatadores del calor.

Los primero lubricantes fueron los aceites vegetales y las grasas animales, pero la industria petroquímica ha proporcionado una buena cantidad de sustancias derivadas del petróleo, mucho más resistentes a la descomposición térmica por calentamiento y más estables ante los cambios climatológicos. También se utilizan lubricantes derivados de materias sólidas; como el polvo de grafito o los polvos de talco.

Últimamente pueden encontrar en el mercado mecanismos que no es necesario lubricar mediante las grasas y aceites tradicionales, al tener todas sus piezas un recubrimiento de materiales poliméricos, con un coeficiente de rozamiento muy bajo.