Ley de Titius-Bode

Esta ley empírica fue desarrollada para explicar la proporción existente entre las distancias de los distintos planetas al Sol, y se cumple con mucha exactitud desde Mercurio hasta Urano, aunque no para Neptuno y Plutón

Sin embargo, de acuerdo con las predicciones de esta ley faltaba un planeta entre Marte y Júpiter, razón por la que un grupo de astrónomos se coordinaron a finales del siglo XVIII para buscarlo. El resultado de esta búsqueda fue el descubrimiento en 1801 de Ceres, un astro que se encontraba justo en el lugar que predecía la ley pero que era demasiado pequeño para ser considerado como un planeta. Se acababa de descubrir el primer asteroide, al que siguieron muchos más hasta llegarse a los más de diez mil catalogados en la actualidad.

Actualmente se piensa que la Ley de Titius-Bode puede tener alguna relación con los modelos matemáticos que generaron la distribución de los planetas del Sistema Solar a partir del material que formaba el Sistema Solar primitivo.

© José Carlos Canalda,
(166 palabras) Créditos