Látigo neurónico

O pistola neurónica, según otras fuentes. Arma descrita en diferentes novelas de ciencia-ficción que ataca a distancia el sistema nervioso de las víctimas, de ahí su nombre, provocando desde fuertes dolores hasta la muerte, pasando por parálisis, convulsiones o inconsciencia, y dejando, en cualquier caso, a la víctima inerme frente a su agresor. Por sus características está especialmente indicado para usos policiales antes que como arma de combate, aunque mal utilizado puede llegar a ser muy peligroso.

Esta clase de arma aparece frecuentemente en la obra del riojano Luis García Lecha. En PODER ABSOLUTO, nº 354 de la colección La Conquista del Espacio, de Bruguera, publicada en mayo de 1977 bajo el seudónimo de Glenn Parrish, aparece un fusil neurónico, que puede desde atontar a un hombre hasta convertirlo en una masa informe de huesos y carne disgregados, según la intensidad de la descarga. En MEGASISTEMA, nº 252 de la misma colección, tenemos una pistola neurónica, capaz de destrozar el sistema nervioso de una persona, provocándole la muerte si se emplea a su máxima potencia.

También en televisión, concretamente en el episodio EL ÚLTIMO BALUARTE, de la primera temporada de Star Trek TNG, vemos unos látigos neurónicos en manos de los ferengi. En este caso, el arma hace honor al nombre por el que se la conoce, ya que, aunque se trata de un arma de energía, su uso y funcionamiento es casi idéntico al de los látigos tradicionales.

Asimismo, uno de los protagonistas de FUNDACIÓN Y TIERRA, de Isaac Asimov, va armado con un látigo neurónico cuya configuración se asemeja bastante a la de una pistola.

© José Carlos Canalda, Antonio Quintana Carrandi
(268 palabras) Créditos