Laika

El nombre de esta perra figura en los anales de la astronáutica por haber sido el primer ser vivo puesto en órbita alrededor de nuestro planeta, aunque anteriormente algunos animales habían sido lanzados en vuelos suborbitales a bordo de cohetes experimentales. El vuelo de Laika tuvo lugar el 3 de noviembre de 1957 a bordo del Sputnik 2, el segundo satélite artificial lanzado por los soviéticos un mes después de su histórico homónimo.

Aunque con este lanzamiento se pretendía confirmar la posibilidad de supervivencia de los seres vivos en el espacio, como paso previo a los vuelos tripulados por humanos, no estaba previsto que Laika volviera a la Tierra. El experimento resultó un éxito, pero tras unos días en los que la perrita comió y respiró satisfactoriamente se la dio por muerta sin que se conozcan en detalle las circunstancias y el momento exacto de su muerte. Tras medio año orbitando nuestro planeta el Sputnik 2 se quemó en la atmósfera en abril de 1958.

© José Carlos Canalda,
(165 palabras) Créditos