Klingons
 & cTitle &

Los Klingons son una de las razas más características y conocidas del Universo de Star Trek. Su primera aparición tuvo lugar en la serie original, ST-TOS, de los años 60, y se ha mantenido y ha aumentado de importancia a lo largo de todas las nuevas series y películas producidas a lo largo de los años.

Se pueden distinguir dos etapas en el desarrollo de esta raza. En la primera, durante los años 60, los Klingons eran prácticamente idénticos a los humanos. Sus rasgos más distintivos eran el color de la piel, cetrina, y las facciones orientalizadas. En esta época, la raza Klingon vino a representar al enemigo bárbaro y violento, siendo sus actuaciones y propósitos similares a los de las hordas mongolas, o los Han creados por Philip Nowlan para sus novelas sobre Buck Rogers.

Posteriormente, y a raíz del paso de Star Trek al cine, se cambió el aspecto externo de esta raza. En STAR TREK: LA PELÍCULA, los Klingons ya se muestran con un aspecto mas alienígena que en la serie original, debido fundamentalmente al aumento de los presupuestos, mejoras en la técnica de maquillaje y a la probable influencia de otras películas con tipos alienígenas más diferenciados.

El mayor cambio se produjo, como es habitual, en su rostro. Aunque se mantuvo un color de piel oscuro, se añadieron una serie de protuberancias en la frente y nariz, así como prótesis dentales, que aumentaban el toque salvaje de su nuevo aspecto. El pelo abundante y casi de formas leoninas, fue otra de las innovaciones añadidas. El resultado final resulta ser espectacular. Además, la forma de las protuberancias craneales ayudó posteriormente para diferenciar entre distintas familias Klingons, ya que resultan ser una característica hereditaria. Los hijos heredan una mezcla de la forma craneal de ambos progenitores.

Curiosamente, nunca se dio una explicación oficial al cambio de aspecto sufrido por la raza entre la serie original y todas las posteriores, al menos desde el punto de vista de coherencia interna de la serie, aunque se barajan varias posibilidades: mutaciones genéticas, intencionales o debidas a guerras, o la existencia de dos especies distintas en el planeta de origen, que sucesivamente alcanzaron el poder mediante guerras civiles. Otra explicación supone que los Klingons originales fueron alterados quirúrgicamente para ocultar el verdadero aspecto de la raza a sus enemigos. Pero por el momento, el misterio continúa.

El desarrollo completo de los Klingons tuvo lugar durante la emisión de Star Trek: La Nueva Generación, ST-TNG, que estableció la mayoría de sus usos y costumbres, además de colocarla en un lugar preponderante entre todas las razas creadas para Star Trek, de tal forma que es habitual la presencia de Klingons en todos los capítulos y películas. En ST-TNG, ST-DS9 y las últimas películas, uno de los personajes principales es Worf, el único oficial klingon perteneciente a la Flota Estelar.

Como raza, los Klingons son originarios del planeta Qo´noS, y constituyen una de las principales fuerzas alienígenas en pugna con la Federación. Se trata de individuos guerreros, con una gran tradición de luchas y conquistas, muy dados a todo tipo de rituales y que valoran el honor por encima de todo. La máxima aspiración de un klingon es morir combatiendo, y constituye el mayor deshonor ser hecho prisionero. A pesar de disponer de armas de tecnología avanzada, su violencia innata les hace preferir las armas blancas en los combates cuerpo a cuerpo.

La forma de gobierno de los Klingons es el Imperio, fundado por Khaless el Inolvidable, que unió a las distintas tribus klingon, y les dio la mayor parte de sus costumbres y rituales, convirtiéndose en una figura legendaria. Con el paso del tiempo, la figura del Emperador ha llegado a ser casi testimonial, e incluso en la mayoría de las ocasiones, el trono ha permanecido vacío

Por debajo del Emperador se encuentra el Canciller del Consejo Supremo, que es en realidad quien gobierna el Imperio. Los miembros del Consejo Supremo son representantes de las familias más poderosas y el Canciller es elegido entre los candidatos con más actos de valor por un árbitro escogido por el Canciller saliente. La designación del Canciller puede no ser aceptada por parte del consejo, lo que suele dar lugar a una guerra civil. O también puede ser retado a un combate a muerte por cualquier guerrero que aspire a su posición.

Siendo una raza fundamentalmente violenta, los duelos y las vendettas familiares están a la orden del día en el Imperio. Los enfrentamientos entre las familias, que normalmente dirimen sus diferencias con las armas en la mano, suelen acabar en violentas luchas internas entre sus partidarios. Habitualmente estas luchas afectan a otros estados estelares además de a los propios Klingons.

Tecnológicamente hablando, los Klingons son tan avanzados como la Federación, aunque la mayor parte de su tecnología está orientada a la guerra. Sus naves, cuyo exponente más representativo es el Ave de Presa, son rápidas, maniobrables y mortíferas en combate. Esto, unido al desprecio que los Klingons sienten por la muerte, les convierte en malos enemigos y formidables aliados en cualquier circunstancia.

El primer contacto entre los Klingons y la Federación fue un hecho desastroso, que provocó siglos de hostilidades entre ambas potencias. Aunque la guerra total nunca llegó a producirse, gracias a la intervención de los organianos, los enfrentamientos y escaramuzas fueron constantes y violentos, hasta que finalmente se firmó un tratado de paz, e incluso una frágil alianza frente a enemigos comunes. A pesar de estos tratados, las relaciones entre el Imperio y la Federación nunca fueron excesivamente cordiales.

Los Klingons han establecido en ocasiones alianzas con otros gobiernos además de la Federación. Una de las más importantes fue la llevada a cabo con el Imperio Romulano. Esto dio lugar a un intercambio tecnológico entre ambas potencias. Los Klingons cedieron a los romulanos su tecnología naval, y en compensación, recibieron los dispositivos de ocultación romulanos, que permiten a una nave hacerse completamente invisible frente al enemigo. Esta alianza terminó de forma dramática, cuando los romulanos atacaron por sorpresa algunas bases y colonias klingon, lo que despertó un odio feroz hacia ellos, de tal forma que uno de los peores insultos para un klingon consiste en llamarle romulano.

Debido a la popularidad de esta raza entre los aficionados a Star Trek de todo el mundo, los artículos relacionados con ella tienen mucho éxito. Se pueden encontrar uniformes, emblemas, armas, e incluso un diccionario Inglés-Klingon, amén de algunas traducciones como la BIBLIA, o HAMLET, ya que para una mayor verosimilitud, los guionistas tuvieron que desarrollar una gramática y alfabetos propios, así como una fonética adecuada al impresionante aspecto de estos feroces guerreros.

© Carlos Alberto Gómez Villafuerte,
(1.111 palabras) Créditos