Ío
2010, ODISEA 2

Satélite de Júpiter, uno de los cuatro descubiertos por Galileo, de tamaño similar a la Luna y el más cercano de los cuatro al planeta. Según las fotografías enviadas por las sondas Voyager y Galileo, es probablemente el astro del Sistema Solar con mayor actividad volcánica, debido a que su cercanía a Júpiter le somete a unas intensas fuerzas de marea que producen un gran incremento en su calor interno.

Aunque Ío no es de los astros más citados dentro de la ciencia-ficción, cabe recordar la descripción que hace Asimov de este satélite en la novela LAS LUNAS DE JÚPITER, perteneciente a la serie de Lucky Starr. Para Asimov Ío sería un mundo congelado (es decir, tal como son en realidad sus compañeros Europa, Ganímedes y Calixto) provisto de una tenue atmósfera y, he aquí lo más original, con ríos de amoníaco líquido, los cuales no existen no ya en Ío, por supuesto, sino en ningún otro astro del Sistema Solar.

Existen asimismo dos películas en las que Ío representa un papel importante. ATMÓSFERA CERO, la primera de ellas, está ambientada en una estación minera situada en este satélite aunque, al haber sido rodada con anterioridad a la llegada al sistema joviano de las sondas Voyager y, posteriormente, de la Galileo, la descripción que se hace del satélite no coincide en absoluto con su naturaleza real, justo lo contrario de lo que ocurre con 2010, ODISEA 2, ya que en esta ocasión tanto la novela de Clarke como la posterior película sí aprovecharon estos recientes descubrimientos astronómicos para mostrarnos un Ío similar al real.

© José Carlos Canalda,
(265 palabras) Créditos