Impresora

La impresora es, tras la pantalla, el dispositivo más importante que utiliza un ordenador para dar salida y forma a nuestros datos, pasando a las todavía mucho más manejables hojas de papel textos e imágenes.

Hoy en día conviven cinco tipos de impresoras. Las de margarita son las más antiguas y prácticamente son máquinas de escribir eléctricas sin teclado y conectadas a un ordenador. Las de agujas se llaman así porque la cinta no la golpean letras moldeadas, como las de las máquinas de escribir, sino una fila vertical de agujas que componen las letras según va avanzando la cabeza de impresión por el papel. Las impresoras de chorro de tinta utilizan una técnica distinta, estás proyectan sobre el papel diminutas gotas de tinta que van perfilando las letras o dibujos, las impresoras láser, que casi funcionan como una rotativa; un pequeño rayo láser dibuja sobre un rodillo especial la imagen que vamos a imprimir y sobre esa imagen se pegan partículas de tinta en polvo que después impresionan el papel, y por último están las de sublimación, en las que el proceso de impresión consiste en transferir tinta sólida al papel mediante la aplicación de altas temperaturas de forma muy concentradas, siendo el sistema ideal para las imágenes en color.

Cada tipo de impresora se utiliza para cosas distintas, las láser, aunque dan muy buena calidad no se pueden usar para grandes listados porque el proceso de impresión sigue siendo caro. Para grandes tiradas de papel, en la que basta con poder leer cómodamente el escrito, están las de margarita y las de agujas, mientras que las de chorro de tinta alcanzan un buen equilibrio entre calidad y economía, aunque el proceso de impresión es relativamente lento.

© Francisco José Súñer Iglesias,
(288 palabras) Créditos