Hombres-Wankh

Auxiliares humanos de los Wankh, acabaron por imponerse soterradamente a sus amos convirtiéndose, de hecho, en dueños y señores de las fortalezas que de forma nominal pertenecen a los Wankh. Debido al complejo lenguaje de éstos, a los Hombres-Wankh, únicos conocedores del mismo, les resulta muy sencillo manipular a su antojo las relaciones de sus presuntos amos con el resto de los habitantes de Tschai, circunstancia esta que aprovechan en su propio beneficio.

Celosos de sus privilegios, no dudan en acabar con todo aquello que pueda alterar ese equilibrio. Ellos fueron quienes, para evitar que el conocimiento de un mundo de Hombres Libres minara su posición ventajosa, destruyeron la nave de Adam Reith, y aniquilaron las ciudades de los Yao, cuando estos emitieron su mensaje al Universo

© Francisco José Súñer Iglesias,
(128 palabras) Créditos