Grasas

Sustancias del grupo de los lípidos cuya función es el almacenamiento de energía metabólica. Su composición es similar a la de los aceites, y al igual que ellos están formados por una molécula de glicerina unida a tres ácidos grasos. En este caso, los ácidos grasos son saturados, es decir, no poseen ningún doble enlace en su estructura. Por este motivo, su estructura se empaqueta con facilidad, lo que se traduce en que son sólidas a temperatura ambiente. Un punto importante es que no existe una única grasa, ya que la composición exacta de ésta depende de la naturaleza de los ácidos grasos. Por ejemplo, una grasa formada por tres ácidos grasos de tipo A será sutilmente distinto a una formada por dos ácidos grasos de tipo A y uno de tipo B.

Las grasas son uno de los principales depósitos de energía de un organismo. Son predominantemente de origen animal, y desde la antigüedad se han usado para preparar jabón a través de un proceso llamado precisamente saponificación, que consiste en romper las uniones entre la glicerina y los ácidos grasos haciendo reaccionar químicamente a las grasas con hidróxidos alcalinos (habitualmente de sodio o potasio), que liberan a la glicerina formando sus sales con los ácidos grasos, que es lo que conocemos como jabón. También han alcanzado un amplio uso como lubricantes, aunque en la actualidad las sustancias que reciben dicho nombre y se usan con ese fin son de origen sintético, y no son aptas para el consumo humano.

© José Carlos Canalda, Jacobo Cruces Colado
(251 palabras) Créditos